POR SI ACASO…
Carlos JesúsRodríguez Rodríguez

*Un error vivir fuera del presupuesto
*No más financiamiento a institutos

DECIA CESAR Garizurieta Eherensweig, autor de una de las máximas de la “cínica sabiduría” política mexicana que: “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”, frase acuñada en el sexenio de su entrañable amigo de la infancia, el, también, veracruzano Miguel Alemán Valdés –enriquecido desde el poder-, y si tenía o no razón, lo cierto es que su “filosofía” se convirtió en dogma de fe para la burocracia en la época dorada del priismo pero, también, en la alternancia panista y de los gobiernos perredistas, estos últimos en Estados y municipios, aunque en el devenir del tiempo han surgido otros pensamientos igualmente insolentes e insultantes como aquel que reza que: “el que no transa, no avanza”, comparando a la corrupción con el combustible (tan escaso ahora) que acelera el triunfo, o la del profesor rural, Carlos Hank González que logró acumular una desorbitante fortuna: “político pobre, es un pobre político”, u otras igualmente desvergonzadas como: “no quiero que me den, sino que me pongan donde hay”, y acaso la más socorrida cuando se termina un Gobierno: “en el año de Hidalgo, pendejo el que deja algo”, lo que justifica el saqueo de último momento. A propósito de lo anterior, cuentan jocosamente que cuando terminó la administración del ex Gobernador Agustín Acosta Lagunes, en un encuentro en la ciudad de México con su antiguo Tesorero (antes de don Fernando Gutiérrez Barrios no existía la Secretaría de Finanzas), el hombre de Pasó de Ovejas cuestionó a su ex empleado: -Oye José Luis, me dice Fernando (Gutiérrez Barrios) que solo dejaste 50 mil pesos en el cajón-, a lo que Pérez Chou respondió sorprendido: ¿Una disculpa don Agustín, pero la verdad es que no los vi?…

COMO FUERA, el saqueo de los recursos públicos que aportan los veracruzanos –y el País en general- a las arcas del Estado-, vía impuestos o pago de servicios sigue siendo de escándalo, y lo seguirá siendo pese a la Cuarta Transformación que impulsa el Presidente Andrés Manuel López Obrador, o acaso se acrecentará debido al recorte salarial en mandos medios y superiores. Y es que infinidad de políticos, se quiera o no aceptar, definitivamente no saben hacer otra cosa que dizque política, y si no están dentro del presupuesto, simple y llanamente tendrían entonces sí que trabajar para llevar el sustento a casa. Por ello no sorprende que este jueves un grupo de desgastados políticos que han deambulado por infinidad de institutos, se apersonó en las instalaciones del Organismo Público Local Electoral para entregar la documentación de lo que pretenden, sea un nuevo partido, como si ya no existieran suficientes en la Entidad, aunque ellos se definen como la esperanza de Veracruz, la organización que durante muchos años soñaron los jarochos, les devolverán la esperanza y la riqueza a los Gobernados, aun cuando en otros institutos no mostraran nada de ese ímpetu que ahora les invade, cuando algunos ya rebasan los sesenta o setenta años de edad, lo que nos hace recordar aquella parte del cuento corto de Juan Rulfo titulado: Anacleto Morones, el cual forma parte de la colección “El Llano en Llamas”, aunque en este caso eran mujeres: -las vi venir a todas juntas, en procesión. Vestidas de negro, sudando como mulas bajo el mero rayo del sol. Las vi desde lejos como si fuera una recua levantando polvo. Su cara ya ceniza de polvo. Negras todas ellas. Venían por el camino de Acula, cantando entre rezos, entre el calor, con sus negros escapularios grandotes y renegridos, sobre los que caía en goterones el sudor de su cara. Las vi llegar y me escondí. Sabía lo que andaban haciendo y a quién buscaban. Por eso me di prisa a esconderme hasta el fondo del corral, corriendo ya con los pantalones en la mano.

Y ES que, a decir verdad, los fundadores del nuevo partido que, para variar, se llamará “Podemos”, como el español que se sitúa a la izquierda del espectro político, fundado el 11 de Marzo de 2014 llevando como dirigente a Pablo Iglesias Turrión, y que cuatro meses después de su formación participó en las elecciones europeas de 2014, logrando cinco escaños (de 54) con el 7.98 por ciento de los votos, lo que le convirtió en el cuarto partido más votado de España, ya que en los primeros veinte días que permitió la inscripción reunió más de 100 mil miembros, convirtiéndose en el tercer partido en número de afiliados, y para Octubre alcanzó el segundo lugar, con más de 200 mil, aunque, también llegó a aparecer como el primer partido de aquel País ibérico en intención directa de voto, según encuestas, algo que, por supuesto, no ocurrirá con el “Podemos” jarocho, porque quienes están al frente del mismo no son, precisamente, almas de la caridad o luchadores sociales, sino políticos de viejo cuño conocidos de sus electores, algunos investigados en su momento por acciones ilícitas en materia financiera, y otros saltimbanquis de todas las ideologías habidas y por haber. Lo innegable, por lo tanto, es que van por las prerrogativas, pues como bien decía el “Tlacuache” Garizurieta: “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”.

LO IDEAL sería que todos los partidos se financiaran con las cuotas de sus militantes y dejaran de sangrar al erario, y acaso ello evitaría tanta proliferación de institutos políticos que nada aportan. Y es que, como bien se sabe, el año pasado huno elecciones de Gobernador en los Estados de Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán, de tal suerte que los partidos políticos de estas Entidades recibieron 5 mil 130 millones de pesos repartidos a los institutos electorales locales, lo que sumado a los 6 mil 778 millones de pesos que recibieron los partidos nacionales por parte del Instituto Nacional Electoral, hacen una suma de 11 mil 908 millones de pesos tácitamente tirados a la basura, cuando las necesidades de la Nación son muchas.

MÉXICO YA no necesita de más partidos sino de conciencia por parte de políticos que no acaban de entender que el espectro solo tiene tres tendencias: izquierda, derecha y centro, y que existen suficientes institutos que concentran esas ideologías para que los desbalagados se sumen, aunque eso no interesa a quienes se erigen en salvadores de la patria y del Estado, sino los recursos que capitalizan a través de una membrecía que solo a ellos beneficia. Como fuera, “Podemos” ya se enfila a ser partido político, y en ese tenor vienen otros como “Vía Veracruzana” e, incluso, unos más que estarían por solicitar ser inscritos con ese propósito, y uno se pregunta: ¿será que la crisis y el desempleo está tan grave que los políticos buscan alternativas para allegarse algunos pesos? Tal vez sí, pero que no sea a costillas del erario construido a base de impuestos y pago de servicios. Los veracruzanos ya no quieren más sangrías que van a parar a manos de polutos, sino obras públicas, empleos y seguridad. Así de simple. OPINA carjesus30@nullhotmail.com