En marzo de 2011, un Diario impreso en Xalapa informó en noticia de primera plana, a ocho columnas, sobre la inauguración por el gobernador Duarte de Ochoa de la pavimentación “de la avenida Sayago”, aunque en realidad se trataba de solo un corto tramo de esa calle, no llegaba a cien metros, pero la intención manifiesta era hacer notar que el nuevo gobierno iniciaba con pie derecho inaugurando obra pública; ya sabemos lo que el fatídico papel de ese gobernador dejó a Veracruz. Esa remembranza la reactiva, circunstancias aparte, la inauguración por el gobernador Cuitláhuac García de la calle Pico de Orizaba, un evento de significación más simbólica que de mejora urbanística, el sector empresarial de la construcción al lado del poder público. Ojala se reproduzca por toda la entidad en los siguientes años de la responsabilidad gubernamental a cargo de Cuitláhuac García en obras de gran calado para un auténtico despegue económico de Veracruz.