Según información de Reforma, los inconformes aseguran que apenas les pagaron la segunda quincena de diciembre, y ha comenzado a presionar a algunos de ellos para que renuncien, pero se han negado.

“Ya no nos permiten entrar a las oficinas que teníamos porque ahí ya no labora nadie, y algunas de las áreas se pasaron acá a Palacio, pero dicen que no estamos dentro de su estructura. Lo que queremos es que no nos corran y nos dejen seguir con las actividades que teníamos y nos asignen un departamento”, afirmó Julio César González, quien estaba en el área de monitoreo.

Durante su conferencia matutina, el Presidente Andrés Manuel López Obrador prometió que se revisará caso por caso, pues, insistió en que el ajuste administrativo tiene que ver con personal de confianza en altos niveles.

“Trabajadores de base, sindicalizados, no deben de ser removidos. Y en el caso que se haya cometido una injusticia, se va a reparar. Hay la instrucción en todas las áreas para revisar casos en donde no haya ninguna justificación. Si no los han removido de sus cargos, no tienen nada que temer, no va a pasar nada. Lo que se sucede es que se están dando reacomodos. Entonces a eso puede deberse esto. De todas maneras, yo lo voy a revisar”, aseveró el mandatario.