Resguardadas por elementos del Ejército Mexicano y de la Policía Federal,  a menos cien pipas salieron de la terminal de almacenamiento y distribución de Minatitlán, Veracruz, con destino al centro del país, de acuerdo con lo señalado por choferes de distribución.

Petróleos Mexicanos (Pemex) se reservó hacer comentarios al respecto, al señalar que la seguridad tanto de las terminales como de la refinería están a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En Veracruz no hay desabasto de gasolina, pese a que hubo intentos por alarmar a la población, ya que enredes sociales comenzaron a difundir versiones sobre el cierre de establecimientos.

Sin embargo, en un recorrido, se pudo constatar que las gasolineras daban servicio normalmente y sin condicionamientos, dado que otro rumor que comenzaba a extenderse era en el sentido de señalar que estaban condicionando la venta tan sólo a 10 litros por vehículo y el costo por litro no ha sufrido variaciones.

Según empleados de gasolineras del sur de Veracruz son pipas con más de 20 mil litros de capacidad.

Las pipas, propiedad de empresas privadas, habrían sido contratadas para el traslado del combustible hacia estados como Michoacán, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Querétaro, entre otros, donde se presentaron reportes de escasez.