Por si acaso
Por Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez

*Va por seis Gubernaturas

*Por eso no pelea con nadie

PRIMERO LES llamó “la mafia del poder”, luego los culpó de todos los males habidos y por haber en el País y, por último, ordenó que se les cancelaran pensiones, seguro de gastos médicos mayores, ayudantía y unidades del Estado Mayor Presidencial, grupo de élite al que, por otra parte, ordenó desaparecer, pero el Presidente Andrés Manuel López Obrador no está satisfecho, y en ese tenor acusó que un ex presidente de la República fue contratado, tras concluir su sexenio, por una empresa extranjera que vende energía eléctrica a México, lo que definió como tráfico de influencias, a lo que el panista Felipe Calderón se asumió como el aludido, pero rechazó haber participado en algún acto de corrupción, tráfico de influencias o conflicto de interés, ya que si bien participó como miembro del consejo de Avangrid, filial de Iberdrola, compañía multinacional que se autodefine como líder en energías limpias y en el despliegue de redes inteligentes, pero lo hizo en el periodo 2016 a 2018, cuatro años después de dejar su mandato, además de que la compañía no ha invertido en el País, y por ello convocó al tabasqueño a un debate público en el mismo espacio donde AMLO lo difamó, pero este, fiel a su costumbre de aventar la piedra y esconder la mano, rehusó a confrontarse con el ex mandatario blanquiazul y hasta le pidió disculpas, por lo que decidió embarrar a otro ex Presidente, en este caso a Ernesto Zedillo cuyo caso, insistió, “lo tengo que plantear porque yo siempre digo lo que pienso, soy presidente y tengo que cuidar la investidura, pero no creo que deba callar como momia, no se vio bien, no es ético, Zedillo promueve la privatización de los ferrocarriles y termina su mandato y se va a trabajar de asesor a una de las empresas que se beneficiaron con la privatización de los ferrocarriles nacionales; se rescata a los bancos con el Fobaproa y también, trabaja en uno de los bancos rescatados; en el caso de Felipe Calderón tiene relaciones con las empresas extranjeras, como una empresa, que no voy a mencionar su nombre, termina su mandato y se va de consejero de esa empresa”. En suma, enfatiza; “se les pasó la mano al concluir sus mandatos y prestar sus servicios como asesores de empresas extranjeras que estuvieron ligadas a acciones de gobierno en sus administraciones.

Y UNO se pregunta: ¿Por qué no debatir con Felipe Calderón al que acusa, tácitamente, de corrupto y quien ya lo exhortó a hacerlo? ¿Por qué seguir lanzando la piedra y escondiendo la mano? ¿O es que acaso el ser Presidente de México le da al oriundo de Macuspana, Tabasco, patente de corso para acusar sin presentar pruebas, solo porque él lo dice? No es nuestro interés defender a nadie, pero tampoco quedarnos callados ante denuncias que no son sustentadas, porque ahora son los ex Presidentes, la llamada “mafia del poder” y de continuar en ese rumbo muy pronto le tocará a los ciudadanos comunes y corrientes que estén en desacuerdo con sus arranques, como ya lo fueron empresarios a quienes no se cansaba de llamar “delincuentes de cuello blanco”, hasta que los hombres del dinero le pusieron un alto y estuvieron a punto de meter al País en un brete. Alguien, sin duda, debe serenar al Presidente López Obrador, porque el discurso que sigue enarbolando no lo pinta como un justiciero sino como un catecúmeno de dictador, en donde solo su palabra es la que cuenta –algo así como lo que está sucediendo en Venezuela-, y México no necesita ese modelo de Gobierno. Es indiscutible que hay muchas cosas buenas en AMLO dirigidas, sobre todo, a los que menos tienen, aunque es menester aclarar que hay cierto pueblo que no tiene llenadera y que exigirá cada vez más, y cuando ya no pueda cumplirles vendrán los arrebatos.

SE ENTIENDE que este año habrá elecciones en seis Estados: Aguascalientes, Baja California, Durango, Tamaulipas y Quintana Roo, además de extraordinarias en Puebla -tras la muerte de la Gobernadora Erika Alonso Hidalgo y su esposo, el Senador Rafael Moreno Valle-, y que el discurso de la “mafia del poder” y “los saqueadores de cuello blanco” le dio buenos resultados en el proceso de Julio de 2018, pero la sociedad se cansa de lo mismo, y acaso por ello se ha enfocado en la apertura de programas sociales clientelares como el subsidio a las personas de la tercera edad y las becas a jóvenes que ni estudian ni trabajan, pero hay una sociedad que comienza a ver con recelo la actitud voluntariosa de AMLO de que solo lo que piensa y hace es la verdad universal, y acaso por miedo sus colaboradores más cercanos le siguen dando por su lado, y en ese sentido, al dar por terminada la guerra contra el narcotráfico y delincuencia organizada, los grupos fuera de la ley han intensificado su actuación y Veracruz es un referente contundente con el asesinato de un jefe policiaco de la Secretaría de Seguridad Pública, no en la calle o en un parque o recorrido, sino en su propio hogar, en la populosa colonia Progreso Macuiltepetl de Xalapa, hasta donde un grupo armado ha llegado a sacarlo y dispararle a la vista de la familia que aún no sale de su azoro, o el atentado contra un alcalde o el sinfín de feminicidios.

TAL VEZ el Presidente no desea pelearse con nadie, ni siquiera con la delincuencia para evitar que se le vayan los votos, y en ese sentido comienza a sentirse la preocupación de una sociedad productiva que sigue siendo agredida, secuestrada, robada, asaltada o, en el peor de los casos, asesinada cuando se resiste a ser víctima, y acaso por todo ello el Presidente ya no debe echarle más lumbre al asador, por el contrario, debería coadyuvar a la tranquilidad del País, y si tiene prueba en contra de quien fuere, presentarlas ante la Fiscalía General de la República o la autoridad competente, pero sin tanta acusación por la que después pide disculpas, aunque el gusanito de odio ya quedó incrustado y latente, alimentando la división y, por tanto, la confrontación.

REITERAMOS: NO defendemos ni a Zedillo ni a Calderón sino al principio supremo del derecho que exige denuncias cuando se es testigo o se tiene conocimiento de una anomalía que vaya en perjuicio de la sociedad, y acaso el Presidente debería poner el ejemplo, porque ya no está en campaña, salvo que nos equivoquemos y, en realidad, si continúa en campaña ahora por las 6 Gubernaturas que estarán en juego en Julio próximo, sobre todo la de Puebla que el PAN-PRD le arrebató en una ocasión, y acaso desea sacarse el gusanito y demostrar que es el líder supremo que México necesita. Por lo demás, ya hay retos de debate que debiera atender para demostrar que no solo acusa sino que es capaz de sostener de frente al acusado sus dichos. Porque uno se pregunta: ¿Qué acaso un ex Presidente no tiene derecho a seguir trabajando una vez concluido el término que lo compromete? Así de simple. OPINA carjesus30@nullhotmail.com