El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que en la administración pasada se toleraba el robo de combustibles al punto que formaba parte de la contabilidad del gobierno, y que los huachicoleros crearon un “Pemex bis” con las tomas ilegales y las pipas.

De gira por Acayucan, Veracruz, para presentar el programa Sembrando Vida, insistió en que este negocio ilícito ya se terminó y que “no acepta intimidaciones de nadie”. En el campo de beisbol del municipio destacó que se decidió actuar por ética y por el daño al erario.

“(Los huahicoleros) tenían tomas clandestinas, tenían hasta pipas para la distribución. Era como otro Pemex, un Pemex bis, y se toleró ese ilícito… Habrá trabajo, bienestar, pero a los del negocio, a los de arriba, se les acabó”, subrayó.

El mandatario federal dijo que su gobierno tiene consideraciones para la gente que tenía que robar combustible por necesidad, pero que con los nuevos apoyos ya no tendrán necesidad de hacerlo.

Aseveró que el huachicoleo echó raíces e incluso se convirtió en costumbre, “pues la pobre gente llenaba recipientes de 20 o 40 litros, mientras los de arriba tenían tomas clandestinas en bodegas, almacenaban combustible y gasolinas y tenían pipas de distribución”.

Ahí, uno de los asistentes le gritó en varias ocasiones qué hará con el líder del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps, a lo que respondió que respetará la democracia sindical y no intervendrá en su autonomía; no obstante, advirtió que el charrismo ya se terminó.

“No voy a dejar de contestar ese grito de qué voy a hacer con Deschamps; respondo: democracia sindical, voto libre y secreto. Ya el gobierno no tiene sindicatos ni líderes preferidos.

“Los líderes los van a escoger ahora los trabajadores de manera democrática, para que hagan grilla pensando que va a salir uno y yo voy a meter otro; no, se acabó el charrismo sindical”, concluyó.

Durante su discurso, López Obrador también resaltó que se está limpiando el gobierno desde arriba, aunque reconoció que aún “puede haber malandrines abajo”. Recordó que el robo de combustible implicó el año pasado pérdidas por 65 mil millones de pesos, pero “dije basta, se acaba el huachicol arriba y abajo”.

En el acto, en el que hizo entrega simbólica de los programas Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro, el tabasqueño resaltó que los antepasados de esta región fueron los precursores de la Revolución Mexicana.

Garantizó que el gobierno federal atenderá de manera preferente a esta localidad y a los municipios cercanos al proyecto del Istmo, que cruzará de Salinas Cruz, Oaxaca, a Coatzacoalcos, Veracruz. El proyecto pasará por este municipio y otros 45 de Oaxaca y serán beneficiados 33 ayuntamientos veracruzanos.

Destacó que con los puertos y las nuevas vías del ferrocarril se ampliará también la carretera del Istmo y se realizará un gasoducto, utilizando el derecho de vía que existe desde Coatzacoalcos hasta Salina Cruz.

Agregó que en dos años se declarará al Istmo territorio libre, donde bajará el impuesto al valor agregado (IVA) a la mitad y el impuesto sobre la renta (ISR) a 20 por ciento, además de que bajarán los precios de combustibles, gas, luz y gasolina.