Todas las piezas para construir la imagen final de “El Chapo” quedaron plasmadas en el juicio más caro y más importante por narcotráfico en la historia de EU. El capo mexicano conocerá hasta el 25 de junio la magnitud de su condena, tras haber sido considerado “Enemigo Público número 1” durante años; un actor clave de la corrupción y de la violencia que se desató en México durante más de tres décadas y uno de los personajes más ricos y más buscados del mundo por el imperio con el que distribuyó drogas por los cinco continentes: Guzmán Loera enfrentará al menos una cadena perpetua como sentencia a 13 semanas de que iniciara su proceso en Nueva York.

Durante tres meses, 56 testimonios de exnarcotraficantes, colaboradores, amantes, sicarios, pilotos y choferes a su cargo intentaron construir una descripción de la personalidad de Joaquín Guzmán Loera ante la Justicia. El juez del caso, Brian Cogan, leyó el veredicto unánime ayer a las 12:30 horas, luego de tres meses de juicio y más de una semana de deliberaciones del jurado de 12 miembros.

La defensa legal que le costó más de 5 millones de dólares, encabezada por Jeffrey Lichtman y Eduardo Balarezzo, reiteró que buscará una apelación y planteó una arista más a la identidad del ahora definido líder del cártel de Sinaloa o del Pacífico, al describirlo como “un caballero, un hombre valiente, alegre y que siempre le daba ánimos”.

Por su parte, el fiscal general interino de Estados Unidos, Matthew G. Whitaker, consideró que se trataba de una sentencia importante por el mensaje que envía a quienes mantienen vivas las redes del narcotráfico.

Sin embargo, el silencio con el que el exnarcotraficante escuchó que el jurado de la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York lo declaró culpable por 10 cargos dejó entrever una pieza jamás antes exhibida sobre su identidad, su expresión ante una aparente derrota absoluta.

A sus 61 años, el originario de la comunidad de La Tuna, del municipio de Badiraguato, Sinaloa, no pronunció palabra alguna, sólo levantó los pulgares a las autoridades que se encargarán de procesarlo y llevarlo a una de las prisiones de máxima seguridad por el resto de sus días. Esto será corroborado el 25 de junio, cuando se le dicte sentencia.

Antes de ser llevado, Guzmán Loera alcanzó a sonreír a Emma Coronel, su esposa, quien salió de la Corte evitando a los medios de comunicación y a dar una postura, a ser quien diera una vez más fe de que en ese entramado donde se hablaba de un hombre despiadado también se encontraban fragmentos del hombre con el que tuvo una familia.

Entre los cargos de los que el jurado halló culpable a “El Chapo” figura el primero y más importante de la acusación: participar en una empresa criminal continua entre 1989 y 2014. Este cargo incluía 27 violaciones legales que van desde distribución internacional de toneladas de cocaína hasta conspiración para cometer asesinato.

El jurado determinó, no obstante, que 25 de esas 27 violaciones fueron probadas durante el juicio.

Además, debido a que el jurado respondió “sí” a tres preguntas agregadas a ese cargo, Guzmán enfrenta una sentencia de cadena perpetua obligatoria.

Esas preguntas eran si el Gobierno de Estados Unidos probó más allá de una duda razonable que alguna de las violaciones involucró al menos 150 kilogramos de cocaína, que la empresa criminal recibió al menos US$10 millones durante un período de 12 meses por narcotráfico y que Guzmán era uno de los principales administradores o líderes.

Los demás cargos de los que se le halló culpable, relacionados con esas violaciones, incluyen distribución e importación de cocaína, heroína, metanfetamina y mariguana, así como uso de armas de fuego y lavado de dinero.

Tras darse a conocer la conclusión del juicio contra Guzmán Loera, el exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, consideró que las autoridades de EU olvidaron reconocer al Gobierno de México.

“Creo que faltó el factor más importante, que es el reconocimiento al Gobierno de México, al que por lo menos en lo que corresponde a su servidor, lo detuvimos en 2014 y lo detuvimos en 2016”, resaltó el actual senador priista, quien no hizo alusión a los escapes espectaculares del capo de las prisiones de máxima seguridad del país.

Ante los testimonios sobre sobornos de Guzmán Loera a altos funcionarios en el Gobierno federal, luego de que Jeffrey Litchman, abogado de “El Chapo” reveló que los expresidentes Calderón y Peña Nieto recibieron “cientos de millones de dólares en sobornos”, Osorio Chong aseguró que los exfuncionarios de la administración anterior no deben estar preocupados.

“Me preguntaron si no había temor de lo que fuera a decir allá, y les dije que por supuesto estábamos convencidos del trabajo limpio y transparente que se hizo”, concluyó.

Mientras tanto, ayer también se reveló que el policía federal que logró la captura de Guzmán Loera en Los Mochis, Sinaloa, quedará sin protección a partir del 28 de febrero, luego de que se ordenó su baja junto con otros 12 compañeros de una Comisión adscrita a la Cancillería, que lo mantenía en Washington. (Con información de Agencia Reforma)

“Este caso, y más importante, este veredicto, sirven como un mensaje irrefutable a los narcos que permanecen en México y a aquellos que aspiran a ser el próximo ‘Chapo’ Guzmán: finalmente serán arrestados y procesados”, afirmó tras señalar que la culpabilidad de Guzmán Loera es “una victoria” por mucho tiempo esperada, con la que se espera ver tambalear su imperio de drogas.

Con información de Zócalo