Tres factores generados por el hombre, ponen en riesgo la conservación de casi 12 kilómetros de manglares en la zona biótica de Agua Dulce, en donde se realizan estudios de suelo para detener la tala inmoderada de los humedales.

El director de Protección Civil, José Oliveros González Torres, informó que un grupo multidisciplinario del instituto Tecnológico Superior de La Venta, Tabasco, realiza un muestro de suelo, para conocer las condiciones y características de las capas del terreno a profundidad.

Será el día de hoy, cuando se tome la última de las cinco muestras, para poder establecer estrategias de protección a la zona, que además representa el ecosistema de otras especies.

Con el estudio, se conocerá a cuanto asciende las pérdidas de cobertura vegetal, se identificará las propiedades del suelo, el alcance de la erosión de la rivera, entre otras variables, con la cual se podrá determinar que acciones tomar para su preservación.

El funcionario municipal, precisó que hasta el momento, el estudio a determinado, que los pobladores cercanos con machetes están acabado con los arboles leñosos, para poder capturar al cangrejo rojo, convertir las raíces en carbón y para la construcción de inmuebles.

González Torres, aseveró que por instrucciones del alcalde, Sergio Guzmán Ricardez, se busca proteger los manglares, debido que protegen a las costas de la erosión provocada por el viento y oleaje, además que forman una barrera natural contra los huracanes.