Una de las premisas básicas de cualquier Plan de gobierno o del diseño de políticas públicas recomienda la participación de los sectores de la sociedad directamente involucrados. Pero, según se advierte, no está ocurriendo así con el Plan Estatal de Desarrollo, porque el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), José Manuel Urreta, se queja de que no se ha consultado a los empresarios en materia de inversiones, que “somos quienes sabemos, no los académicos” encargados de elaborar el referido Plan. Y vaya que le asiste la razón, porque, si bien los académicos cuentan con los rudimentos metodológicos para diseñar Planes y Programas, su condición de estudiosos de gabinete en no pocas ocasiones la aleja de la realidad (Hipólito es fehaciente muestra), además, nada cuesta consultar con quienes bregan cotidianamente en el comercio, la industria, la agricultura, el turismo etc., para recoger sus opiniones ¿Será mucho pedir?