Durante la presidencia del general Lázaro Cárdenas se llevó a cabo una renovación de la clase política, fue propiamente una alternancia pues se desplazó al callismo, su líder incluido, y al partido iniciado por don Plutarco, el Nacional Revolucionario (1929), para darle paso al Partido de la Revolución Mexicana (PRM), en 1938; previamente a esto último se fundaron organizaciones campesinas (CNC), Obreras (CTM) y Populares (CNOP), (FETSE); al PRM se le constituyó con cuatro sectores: Obrero, Campesino, Popular y el Militar, fue el arranque del corporativismo. Esas efemérides son evocables por el anuncio de la creación de la Confederación Sindical Internacional Democrática, a cargo de Napoleón Gómez Urrutia, por la protagónica actuación de Elba Esther Gordillo en el SNTE, y la acentuada inclinación de López Obrador a favorecer a la milicia. Nada extraño, porque se trata de una coyuntura en la 4Transformación y esta es una de sus bases.