Números Rojos

Brenda Caballero

La alarma sísmica del edificio ubicado en la avenida Xalapa esquina Ruiz Cortines sonó. De inmediato, los trabajadores de la Sefiplan fueron evacuados al campo deportivo, mientras los encargados de la Protección Civil de la dependencia hacían una revisión estructural al edificio después del sismo de magnitud 6.6 del pasado viernes.

Tranquilo, sereno, platicando con algunos colaboradores, José Luis Lima Franco, titular de la Sefiplan, se incorporó también al punto de reunión destinado a la seguridad de los trabajadores. Entre el susto, las anécdotas, los mensajes y llamadas a la familia, ni notaron su presencia, pero allí estaba, a diferencia de titulares anteriores, que aunque “se cayera” el edificio, no bajaban con los burócratas ¡no fueran los empleados a llenarlos de quejas, demandas y peticiones!

Este comentario viene a razón de que a pesar de que Lima Franco lleva las finanzas de uno de los estados más importantes del país, no gusta del protagonismo, a pesar de su excelente relación con Carlos Urzúa Macías, Secretario de Hacienda del Gobierno Federal, pues sabe que hay diversas maneras de hacer política y no precisamente confrontándose ni con reflectores.

Incluso, en su twitter, ha destacado actividades inéditas, como aquella invitación que hizo a las instituciones bancarias para participar en un ejercicio transparente y competitivo para la selección de las cuentas bancarias del ramo 28 y 33, o como el recálculo de la fórmula para la recepción de participaciones del Gobierno de la República.

Sin duda, ésta es una buena noticia para los veracruzanos que debe difundirse, pues implica que el estado tenga mayores ingresos para la entidad.

Pero ¿por qué se volvió a recalcular? Simplemente porque desde 2013, estaba mal hecha. Desde el sexenio de Javier Duarte, cuentan que Arturo Jaramillo Díaz de León, uno de los operadores de la “licuadora” en la Sefiplan y el dolor de cabeza de los empleados de Ingresos a quienes quiso quitarles sus incentivos, fue el que hizo el cálculo financiero. ¡Vaya usted a saber si fue con toda la intención! Pues la Ley de Coordinación Fiscal para el Estado y los Municipios es muy clara. Aunque tampoco vio el error el Güero Salas, subsecretario de ingresos del bienio anterior. ¿Por qué sería?

Esto ocasionó un daño terrible a los municipios por cinco años, pues se perdieron casi 2 mil millones de pesos de participaciones federales que estaban destinadas a los veracruzanos.

Ahora, con el nuevo cálculo de los colaboradores de Lima Franco, Veracruz logró un saldo a favor, el cual ya solicitó, y se aumentará al Presupuesto 2019, el que por cierto es mayor a 129 mil millones de pesos lo que representa un diez por ciento más al ejercido en 2018.

Otra buena noticia es que ante la inseguridad que se manifiesta en el estado, el gobierno de Veracruz ya se alista con el Ejército y la Marina Nacional, pues será el primero en la renovación del Convenio con las fuerzas armadas. Para ello, el titular de Finanzas ya garantizó las aportaciones para la estancia de los elementos federales en la entidad.

No cabe duda que ante cualquier sismo, José Luis Lima Franco actúa rápidamente y sin hacer ruido. ¡Ojalá que otros miembros del Gabinete de Cuitláhuac tomaran su ejemplo y no anduvieran provocando terremotos!

@NumerosRojos_BC

caballero_brenda@nullhotmail.com