Anel Pérez, maestra de la UNAM en la Facultad de Filosofía y Letras, es testigo de la alerta de género que vive una de las principales universidades de México y ha decidido caminar junto a varias de sus alumnas para exigir que acabe la inseguridad que viven las mujeres en un país donde cada día son asesinadas nueve mujeres. “El nivel de violencia es algo que me alarma mucho. Escucho a mis alumnas al término de la clase cómo se organizan para irse en el transporte juntas o cómo se acompañan incluso para ir al baño en la noche en la Facultad porque no es seguro” y explica a este diario que desde la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM se van a organizar clases de defensa personal con la luchadora Lola Dinamita.

Después de caminar más de tres kilómetros, cientos de personas inundan la plancha central de la plaza del Zócalo de la capital. Desde diferentes organizaciones feministas se exige al Gobierno de la Ciudad de México, liderado por Claudia Sheinbaum, del partido de Andrés Manuel López Obrador, que se vinculen estos intentos de secuestro con las redes de trata de mujeres que operan en la capital del país.

“Las medidas anunciadas ayer por el Gobierno de la ciudad son insuficientes e ineficaces para combatir este problema”, han dicho las asociaciones convocantes quienes también exigen que se traten las denuncias por violencia hacia las mujeres con perspectiva de género por parte de la justicia y la Policía.

La Administración de Sheinbaum anunció el pasado 1 de febrero, junto a la fiscal de la Ciudad de México, que se reforzará la seguridad dentro y fuera del metro, la instalación de cinco Ministerios Públicos móviles cerca en algunas estaciones del subterráneo, la revisión de las carpetas de investigación con denuncias para encontrar intentos de secuestro que fueron clasificados como asaltos y una línea de atención ciudadana.

Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO