Hace bien el gobernador Cuitláhuac García en anunciar que no hará cambios en la Secretaría de Gobierno ni en la de Seguridad Pública, es su boleto y responsabilidad porque es el responsable de conducir los destinos de Veracruz durante un periodo de seis años. Una pesada responsabilidad, por cierto, que a 74 días del arranque gubernamental camina con dificultades de todo tipo, precisamente con mayor acento en asuntos de operación política y de seguridad pública. Si el gobernador les concede el beneficio de la duda a ambos colaboradores está entre sus prerrogativas, de la misma manera que corresponde a la sociedad exigir eficiencia y eficacia en las acciones de gobierno. Esto apenas empieza para el gobierno en turno, pero la población lleva esperando paz y justicia que durante 16 años tres ejercicios gubernamentales no consiguieron. Esperamos que Cuitláhuac no decepcione.