Nuestra aspiración

Publicada el 14 de febrero de 2014 con motivo del nacimiento de Sociedad 3.0

Por CARLOS A. LUNA ESCUDERO

En nuestro andar por el mundo, hemos tenido la oportunidad de leer y sufrir las noticias en varios medios de comunicación de muchos lados. Poco a poco hemos ido conociendo de los diferentes estilos y maneras de informar a la sociedad. En todas partes hemos tenido experiencias gratas y aleccionadoras, también experiencias decepcionantes. Por eso, cuando en conversaciones con amigos que son extraordinarios periodistas, y también en pláticas con valiosas personas de la sociedad civil, empezó a germinar la idea de crear un nuevo medio de comunicación virtual con enfoque ciudadano, realmente lo pensamos mucho. Primero, porque es una enorme responsabilidad informar objetiva, veraz y oportunamente a la sociedad; segundo, porque ello implica trabajar en una actividad difícil, dado que en Veracruz, por los acontecimientos recientes, el periodismo es una profesión de alto riesgo; tercero, porque hay muchos medios de comunicación de toda índole y, salvo honrosas excepciones, la mayoría se encuentra al servicio de grupos de interés; y, cuarto, porque en nuestra entidad existen muy buenos medios de comunicación y brillantes profesionales del periodismo, que hacen de su profesión un verdadero apostolado y que evidentemente hacen difícil ganarse un espacio en esta actividad.

Por eso agradecemos las palabras de aliento que nos han externado tantos ciudadanos y muchos estimados amigos; por eso nuestra gratitud también a la generosidad de las personas que han dedicado tiempo y trabajo a construir este espacio y que están dispuestas a colaborar con verdadera responsabilidad social en este proyecto informativo; por eso también apreciamos el valor y el compromiso de quienes serán los directores de este medio, Jaime Ríos Otero, experimentado periodista y Alfredo Bielma Villanueva, destacado escritor y analista político. Ambos con una trayectoria profesional intachable y con una gran ética personal. Nosotros entendemos que la función de los medios de comunicación debe estar encaminada a mostrar, guiar y explicar los acontecimientos de la vida pública. Lo que implica que no deben ser un mero vehículo de noticias, ni instrumento de intereses personales o de grupo, ni desahogo de frustraciones o enconos individuales. El nuestro no será un periodismo ligero y sensacionalista que no corrobora las fuentes de información. No habrá agravios o insultos personales, pero tampoco ocultaremos lo que afecte a nuestra comunidad.

Se dice en el medio que cuando se descubrió que la información puede venderse, se perdió la objetividad, surgió la manipulación de la noticia y nació el chayote. Muchos han hecho de esta práctica su modo de vida y el periodismo que se hace de esta manera ha perdido su función social y la confianza de la sociedad. En este sentido, el planteamiento de nuestra actividad periodística posee una perspectiva de servicio y transparencia, sin censura, sin línea. Para nadie es un secreto que los medios de comunicación desempeñan un papel central en la formación de la cultura moderna, ya que son los mediadores necesarios entre el acontecer social y los ciudadanos. Dada esta importancia, es claro que la mayor parte de nuestro conocimiento social y político, de nuestras opiniones sobre el mundo que nos toca vivir, proceden de las informaciones, reportajes y entrevistas que vemos, leemos o escuchamos cada día. Formar opinión a partir de estos elementos es entonces asunto de máxima importancia que debe hacerse con responsabilidad. Este es el periodismo que aspiramos a hacer. Sociedad 3.0 usará las tecnologías de la información para dar a conocer los hechos relevantes de la vida pública con oportunidad. Será un foro abierto para los que se dedican a construir la noticia y para la comunidad.

El debate, la reflexión y la interacción serán nuestras divisas. La pluralidad, la veracidad y la objetividad serán nuestras herramientas de trabajo. Son elementos indispensables para ganar credibilidad. Esos serán nuestros ejes rectores, sobre ellos construiremos nuestra línea editorial. Por ello deseamos que los ciudadanos participen activamente en la construcción de este espacio informativo a través de sus opiniones, de sus reflexiones, de sus críticas y de sus recomendaciones. La distinción entre la presentación de los hechos, la transmisión y evaluación de los mismos, es la base de los géneros de noticia y opinión que, junto con el reportaje y la entrevista, serán los fundamentos del periodismo de nuestro portal. Para ellos hemos reservado los espacios principales de nuestra página. Daremos voz a las Organizaciones No Gubernamentales, a las Redes Cívicas y otras organizaciones civiles, que tanto tienen qué decir. Habrá también lugar destacado para la cultura, tan olvidada por nuestras autoridades.

Para la economía, las finanzas, la educación y la lucha magisterial; para la política, los aspectos sociales, el deporte; para hablar de género, de transparencia, de salud, de tecnología, de seguridad pública, de procuración e impartición de justicia. No habrá tema o área del conocimiento vedado. Todos serán tratados por especialistas destacados. Decía José Martí que “sólo quien sabe de periodismo y de lo costoso del desinterés, puede estimar de verdad la energía, la tenacidad, los sacrificios, la prudencia, la fuerza de carácter que revela la aparición de un diario honrado y libre”.

Con estas palabras definía lo que para él era la ética periodística. Luego argumentaba “El periódico es una espada y su empuñadura la razón, sólo deben esgrimirla los buenos, y no ha de ser para el exterminio de los hombres, sino para el triunfo necesario sobre los que se oponen a su libertad y progreso”. Y redundaba la idea al exponer: “Odio la pluma que no vale para clavar la verdad en los corazones y sirve para que los hombres defiendan lo contrario de lo que les manda la verdadera conciencia, que está en el honor, y nunca fuera de él”. Trabajar con esta filosofía y ética periodística es nuestro compromiso. Ganarnos a través de ellas la credibilidad de la sociedad será nuestro reto, pero sobre todo, hacer honor a la confianza que la sociedad nos depare, deberá ser nuestra misión.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar