Al pie de la letra
Por Raymundo Jiménez

Con la aprobación por unanimidad del Presupuesto de Egresos 2019 –cinco días después de los dos fallidos juicios políticos contra el fiscal Jorge Winckler–, en el Congreso local quedó suficientemente claro que los diputados del PAN, en contubernio con los aliados que le cooptaron a Morena, irán marcando la agenda legislativa según sus intereses facciosos.

Así, pues, aunque en las urnas perdieron la mayoría que ejercieron en la Legislatura anterior, los diputados de Acción Nacional –que pese al fracaso en la pasada sucesión gubernamental siguen alineados con el ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares que impulsa para 2024 el mismo proyecto transexenal– han retomado de hecho el control del Poder Legislativo sin necesidad de presidir la Junta de Coordinación Política o la mesa directiva, y sin contar con más diputados que la bancada morenista, a la que, por cierto, este jueves se reintegraron tres que se habían separado.

Con ajustes en algunas partidas presupuestales y la garantía de pagarle al Ayuntamiento de Veracruz, que preside Fernando Yunes Márquez, los 246 millones de pesos que el ex gobernador Javier Duarte le retuvo de participaciones federales a la administración municipal del priista Ramón Poo Gil y que Yunes Linares evadió entregar en su bienio no obstante que la anterior Comuna porteña ya había presentado una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ahora, los diputados del blanquiazul y sus aliados le dejaron pasar al gobernador Cuitláhuac García su presupuesto de egresos para el presente ejercicio fiscal; sin embargo, habrá que ver si en breve le ratifican también al mandatario estatal de Morena sus propuestas para las 12 magistraturas pendientes del Tribunal Superior de Justicia del Estado.

Hace un mes, el 28 de enero pasado, ya les había enviado una primera lista con seis candidatos –Adolfo Cortés Veneroso, Esteban Martínez Vázquez, Bertha Inés Chávez Méndez, Isabel Inés Romero Cruz, María del Socorro Hernández Cadena y Sofía Martínez Huerta–, la cual le fue rechazada tres días después por los líderes de los grupos legislativos que integran la Junta de Coordinación Política, quienes impugnaron la trayectoria y el bajo perfil profesional de la mayoría de los nominados.

Estas magistraturas debieron haberse designado desde agosto del año anterior, pero García Jiménez, a la sazón gobernador electo, le exigió a Yunes Linares que se abstuviera de proponerlos él, refiriéndole que ni siquiera tenía asegurado el voto de la mayoría calificada para conseguir que se los ratificaran. El panista cedió. Pero ahora Cuitláhuac está en la misma situación adversa que su antecesor. Yunes ya se lo hizo sentir con el abortado proceso para destituir a Winckler, su abogado incondicional que le sembró en la Fiscalía.

Y, al igual que como sucedió con el presupuesto –del cual fueron asegurados 246 millones de pesos que reclamaba el munícipe porteño, hijo del ex mandatario–, todo parece indicar que para que le aprueben las 12 magistraturas, García Jiménez deberá ceder también algunas de ellas a las cabezas de otros grupos legislativos afines al ex gobernador.

ACUSAN ‘TAMAL’ DE DOMINGO BAHENA

Un grupo de lectoras de esta columna, que han dado seguimiento al proceso que actualmente lleva el Congreso local para designar a la nueva titular del Centro de Estudios para la Igualdad de Género y Derechos Humanos, nos envió la siguiente carta en la que denuncian que el secretario general del Poder Legislativo, Domingo Bahena, ex diputado y ex militante panista, está preparando tremendo “tamal” para favorecer presuntamente a María Elena García Filobello, una joven ex correligionaria que no cumple aún con el requisito de la edad mínima que exige la convocatoria oficial para ocupar dicho cargo.

Debido a lo extenso de la misiva, solo entresacamos los siguientes párrafos.

Entre los antecedentes de García Filobello, nos refieren que “durante el período municipal encabezado por Elizabeth Morales, fue suplente de la regidora décima Mayra Teresita Cortés Rodríguez, del PAN, quién en 2013 solicitó licencia al cargo para buscar ser candidata a diputada local pero no permitió que su suplente subiera, pues solo pidió permisos temporales. Es curioso cómo, al llegar al Congreso, lo hace precisamente para sustituir a Mayra Teresita, con quien, por cierto, terminó peleada porque no la dejó subir como regidora.”

También refieren que “luego del triunfo del alcalde de Morena, Hipólito Rodríguez, pero antes de que entrara en funcionamiento su gobierno, se organizaron algunos Foros Ciudadanos en donde Elena participó y apantalló (sic)  a la entonces poderosa síndica Ivonne Cisneros, por lo que la invita a incorporarse y prácticamente le crea un área exprofeso llamada ‘Jefatura de Departamento de Asesoría en Derechos Ciudadanos’ perteneciente a la Dirección de Asuntos Jurídicos, cargo del que se retiró al quedar ‘huérfana’ tras la separación de Ivonne Trujillo de la sindicatura, dejando inconclusa su entrega-recepción.”

Nos indican que “en el Ayuntamiento de Xalapa pueden dar amplias referencias de lo mal que hizo su trabajo, motivando incluso algunas quejas de la Dirección de Asuntos Jurídicos. Hoy funcionarios del equipo de Hipólito y de la sindicatura están sorprendidos de que en el Congreso la estén cobijando, pues con ellos quedó muy mal.”

De acuerdo con su versión, es en esta LXV Legislatura “en donde un antiguo compañero de sus inicios con las juventudes panistas que trabaja con Domingo Bahena en el Congreso local la invita a incorporarse a trabajar con ellos, y es como tras su breve período con Morena regresa a ser cobijada por ex panistas.”

Señalan que “tras ser designada como encargada de despacho del Centro de Estudios para la Igualdad de Género y Derechos Humanos, la joven García Filobello tiene un desempeño por completo alejado del cumplimiento de los objetivos que este espacio busca y se dedica a capacitar enlaces de género y funcionarios gubernamentales, cuando esas tareas no son de su incumbencia.”

Además acusan que “esas actividades le sirven para promoverse mediáticamente desde el portal del Congreso y del área de Comunicación Social de ese poder, buscando ganar posicionamiento mediático y capital político, sabiendo que tarde o temprano sería lanzada la convocatoria oficial para el cargo.”

Entre “las anomalías cometidas por Elena y para Elena” señalan “desde el incumplimiento de las tareas asignadas, hasta el retraso deliberado en la publicación de la convocatoria buscando que la joven García Filobello cumpla la edad reglamentaria para poder acceder al puesto.”

Exponen que “fue tal la presión de las organizaciones sociales pro derechos de las mujeres para que las diputadas de las comisiones de Igualdad y de Derechos Humanos emitieran la convocatoria, que no les quedó de otra que anticiparse al cumpleaños de quien se dice Doctora sin todavía serlo. Ante ello, lo que debieron hacer era descartar su postulación, pues la convocatoria claramente señala que las aspirantes deben tener 30 años cumplidos y García Filobello no los cumple todavía.”

Se quejan de que “es tal el desconocimiento e inexperiencia de las diputadas, que durante la entrevista que le realizaron a Elena y que fue transmitida por Parlamento Abierto –como las de todas las demás–, ésta las apantalló diciendo imprecisiones jurídicas que cualquier abogado rebate así como mentiras sobre su trayectoria.”

Apuntan, verbigracia, que “García Filobello afirma haber realizado logros que de ningún modo le corresponden, como por ejemplo –dijo en el video que es público–, que ella se encargaba de todos los asuntos jurídicos del Ayuntamiento cuando eso no es verdad. A ver qué opina al respecto la Directora de Asuntos Jurídicos, Andrea Doria Ortiz Aguirre.”

“También dijo haber estado a cargo del banco de datos del Instituto Veracruzano de la Mujer cuando trabajó ahí, siendo que el puesto que desempeñó fue como asistente administrativa.

“Las aberraciones jurídicas cometidas por la niña Elena, quien sin duda tiene buena labia, la llevaron a apantallar a las diputadas que no han demostrado ser ni remotamente conocedoras de las funciones y atribuciones conferidas”, critican.

Y finalmente se preguntan: “¿Pesa tanto Domingo Bahena, que van a dejar en el cargo a alguien que viola la ley, la incumple y que, además, representa al grupo de la ex síndica (Ivonne Cisneros) de la que por fin creían haberse deshecho?”