Fueron cinco los médicos especialistas en medicina forense que realizaron la autopsia al cadáver de Luis Donaldo Colosio Murrieta. Determinaron que la causa de la muerte fue una herida por proyectil de arma de fuego perforante de cráneo. Explican que la lesión que recibió el candidato presidencial en el abdomen no “interesó” ningún órgano vital, sino que fue “en sedal”, es decir, solamente dañó “piel, tejido celular subcutáneo y músculo exclusivamente, sin penetrar a cavidad”. Se aprecia cómo los especialistas miden el orificio de entrada y de salida del proyectil.