Apenas unas cuantas horas habían pasado desde que se dio por concluida una fastuosa reunión de seguridad en Coatzacoalcos, cuando a algunos kilómetros de ese sitio, en San Juan Evangelista, población cercana a Acayucan, un comando armado rafagueó el Palacio Municipal y Comandancia.

Da la impresión de que los delincuentes no leen las noticias ni se enteran de que hay grandes planes para acabar con ellos, porque cada vez de manera más descarada atacan en donde sea.

Si en Xalapa está desatada la delincuencia, que es la capital del Estado y tiene presencia de cuerpos de seguridad de todos los niveles y fueros, con mayor razón en una zona semirrural como San Juan.

Ya que las estrategias de seguridad no funcionan, habría que hacer una intensa campaña de difusión hasta con spots en los bailes populares y difusoras que pasan música de banda, para que los sicarios sepan que se les está combatiendo y tengan un poco de temor y refrenamiento.

Porque claramente no leen los periódicos ni ven el Twitter de los funcionarios.