En su gira por el norte de la entidad el gobernador Cuitláhuac García ofreció lo mismo que por allá han venido escuchando a varios de sus antecesores: la carretera Tuxpan-Tampico y mejorar las vías de comunicación en la región, es una esperanza más, de eso ya están curados los paisanos del norte. Pero el actual es un gobierno que se precia de representar un cambio de régimen y, obviamente, no podría ser más de lo mismo, no al menos en la hipótesis, entonces debe darse tiempo al tiempo. El gobernador también ofreció un 90 por ciento de abasto de medicinas al sector salud veracruzano, otra promesa legendaria que quisiéramos se concretara en los hechos. Las noticias son buenas y mucho mejor si se cumplen.