El fotógrafo estadounidense John Sevigny desenmascaró al fiscal Jorge Winckler. Sostuvo que es falso que el FBI indague su caso y que con sus mentiras la FGE lo pone en mayor peligro a él e incluso a más personas en Veracruz.

Aseveró que también se comunicó con las oficinas del FBI y éstas negaron lo dicho por el fiscal yunista. “Ni confían en ti. Supongo que ellos saben más…”

“No me importa ni sé nada de tu juicio político ni tu partido en Veracruz y me vale un pito. No eres nadie. Pero me has expuesto a más peligro con tus mentiras solo para salvarte de tus enemigos políticos”, afirmó el fotógrafo norteamericano.

El fotógrafo John Sevigny pidió la destitución del Fiscal Jorge Winckler y negó que el FBI (Buró Federal de Investigaciones por sus siglas en inglés) esté investigando el secuestro del que fue víctima en el municipio de Córdoba.

“Acabo de hablar con el FBI en DF y me dijieron que tienen CERO contacto con tu oficina y ni confian en ti. Supongo que ellos saben mas que el publico. Que publicas, aqui mismo, la denuncia no existente y su numero corespondiente. Puto de mierda”, escribió en sus redes sociales.

Esto luego de que el fiscal señaló en una conferencia de prensa que se abrió una carpeta de investigación por noticia criminal por la supuesta privación ilegal del estadounidense, quien hizo pública su historia en el portal Medium.com.

“En cuanto a Winckler, me ha puesto a mí, a los agentes e informantes del FBI, a las personas actualmente secuestradas, y a todos en México que me ayudaron a salir de Veracruz en grave peligro. Un oficial de la ley preocupado nunca haría eso a menos que hubiera sido corrompido. Ese hombre necesita ser despedido”, opinó.

En ese sentido dijo que con el actuar del fiscal sobre su caso está implícito que se está protegiendo a grupos del crimen organizado.

 El fotógrafo relató haber sido levantado el pasado 8 de enero junto a una amiga suya, quien fue víctima de abuso sexual grupal mientras estuvo cautiva.

Sevigny, quien se define como un artista plástico, aseguró que el fiscal miente sobre la supuesta coordinación con el FBI para abordar su caso.

“Él mintió a los reporteros que sin aliento difundieron sus mentiras a través de los medios mexicanos”.

Cabe señalar que aunque se ha buscado al fotógrafo para buscar una entrevista se niega a hablar ante reporteros, con el argumento de que es mejor contar la historia de otras víctimas de la violencia en Veracruz.

Este miércoles Sevigny nuevamente publicó un texto en Medium.con donde subrayó que nunca se reunió ni discutió de su secuestro con ningún oficial veracruzano, por lo que “la denuncia no existe”, en relación a la investigación de la Fiscalía de Veracruz.

Confirmó que pidió la ayuda de la Embajada de los Estados Unidos en la Ciudad de México para que le cambiaran el pasaporte pues sus captores lo habían robado.

En su publicación sostiene que un agente de Estados Unidos lo alentó a hablar con alguien de la fuerza policial del estado de Veracruz, pero se negó, señalando además que el FBI no puede abrir casos en México.

“Dije que no por una variedad de razones demasiado largas para enumerarlas aquí, pero la principal es mi propia seguridad y, además, la de la amiga secuestrada conmigo (…).

“¿Por qué no hablé con la policía cuando me secuestraron? Creía, y sigo sospechando, que los oficiales de policía que no estaban en servicio o despedidos nos secuestraron bajo órdenes de un conocido cartel. Los secuestradores me advirtieron expresamente contra ir a la policía”.

Además, en su cuenta de Twitter retó a Winckler Ortiz a que haga pública la supuesta denuncia en la que colabora la Fiscalía, pero adelantó que no existe tal investigación.

“¿Sé que eres un torpe, pero tienes cerebro para explicar cómo puedes ver mi denuncia si no entregue nada? Puedes explicar cómo es posible que trabajas con el @FBI si ellos no abren casos en México?”, cuestionó en dicha red social.

Sobre este este tema el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, también dijo que el FBI no está investigando el caso.

Detalló que se comunicó con la Cancillería Mexicana, a cargo de Marcelo Ebrard, en donde le informaron que no habían recibido una petición formal del gobierno norteamericano para que el FBI realice tareas de investigación en territorio veracruzano.