La situación política de Veracruz se encuentra en el límite de la hipersensibilidad, al punto de que una noticia como el planteamiento de solicitud de licencia del diputado Héctor Yunes Landa a la Cámara Baja desató la especulación entre la jarochada, toda la tarde y noche del lunes, sobre el nuevo sitio donde podría ubicarse el legislador.

Por los errores cometidos y la falta de operatividad política que ha exhibido para contribuir a la gobernabilidad, las apuestas favorecían al secretario Eric Patrocinio como el seguro candidato en ser defenestrado por el gobernador. La embestida de la Iglesia Católica a él, frontal y sin metáforas, ha dejado muy mal parado a todo el Gobierno Estatal.

Para echar un poco de aserrín al fuego, Yunes Landa tuiteó: “Desde 1857 existe la separación entre Iglesia-Estado. Sin embargo, hoy la laicidad está también en riesgo, cuando el gobierno intenta entrometerse en temas de credos.  Una vez más urgimos a la 4T respete los límites #Veracruz”.

Yunes no dio señales de vida en toda la tarde y noche, permitiendo que la especulación avanzara, hasta este martes, cuando aclaró que no se iba a incorporar al gabinete estatal, al mismo tiempo que el propio gobernador desmentía cambios en su equipo.

Finalmente, el priista, muy complacido, mensajeó: “Agradezco mucho a todos quienes se interesaron por el motivo de mi solicitud de licencia. Pronto estaré, restablecido, en mis funciones. ¡Siempre es un gusto saber que se goza de cabal salud política!”.

Y sí, son cosas que pasan cuando hay crispación social por los malos manejos políticos.