Usted Dirá…
Por Roberto Valerde García

Es asombrosa la estupidez de quienes creen que mediante la intimidación y/o eliminación de periodistas pueden protegerse a sí mismos, ocultar su corrupción o su abuso de poder. No lo digo yo, lo han dicho grandes pensadores, escritores y periodistas: “las ideas y las palabras jamás podrán ser asesinadas”.

Quiero dejar por sentado ante la opinión pública y ustedes mis gentiles lectores, que después de varias críticas escritas en este mismo espacio para diversos actores políticos en nuestro estado, incluidos el gobernador, Cuitláhuac García Jiménez; el secretario de gobierno, Eric Cisneros Burgos y el secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, entre otros, por casualidad o por mera coincidencia, hace unos días, frente a mi domicilio actual en Poza Rica, a plena luz del atardecer, abrieron el automóvil que utilizo todos los días y –curiosamente- no robaron, no se llevaron el estéreo, ni la cámara de viaje instalada en el parabrisas, tampoco cualquier otro objeto de valor a la vista.

Fueron profesionales, lo hicieron con singular maestría, desactivaron la alarma, desmontaron (que no rompieron) la aletilla de la puerta trasera, se subieron a hurgar, revolotearon, reclinaron el asiento del copiloto como si hubiesen estado descansando y la aletilla de cristal la dejaron en el asiento del conductor para que en cuanto yo abriera el carro lo viera de inmediato.

No pretendo convertirme en héroe, mucho menos desafío a la muerte, pero no logran infundirme miedo esos cobardes que no dan la cara y que hicieron lo que hicieron para dejar un mensaje entre líneas de cuan vulnerable estoy, al igual que todos los periodistas, principalmente aquellos que resultamos incómodos a quienes se encuentran en la plenitud del pinche poder.

Le pese a quien le pese, de cualquiera de los tres Poderes en Veracruz, seguiré siendo crítico y señalando los errores que cometen, pero también ¿por qué no? reconoceré sus aciertos cuando los haya. Acuso recibo y les envío saludos, queda constancia de este hecho del cual oportunamente tuvo conocimiento la Comisión Estatal para la Atención y Protección a Periodistas (CEAPP).

Y ya entrados en materia de estupideces, ayer el Congreso de Veracruz fue ridiculizado y severamente criticado, luego de que a través de las redes sociales de este Poder, se circuló una imagen alusiva al natalicio del escritor, guionista, editor y periodista Gabriel García Márquez (a) El Gabo, pero equivocaron el nombre y escribieron “Francisco García Márquez.

Lo peor que la sandez fue todavía más allá, pues debajo de su nombre se podía leer: “escritor mexicano”, cuando en realidad el ganador del Premio Nobel de Literatura de 1982 por su obra “Cien años de soledad” nació en Aracataca, Colombia.

“Son unos genios” diría José Antonio Meade Kuribreña, el ex candidato presidencial del PRI al actual coordinador de Comunicación Social del Congreso del estado, el cordobés Aldo Adrián Valerio Zamudio, ex jefe de relaciones públicas de una revista y –dicen- ex “cadenero” en un antro, pero quien hoy juega a ser periodista y comunicador social por obra y gracia de algunos diputados de Morena.

Valerio Zamudio es el responsable del manejo de las redes sociales del Congreso, de las cuentas del FaceBook y del Twitter, de alimentar la página web de comunicados, fotografías y videos, de atender a los verdaderos periodistas, a los que no tiene tiempo de recibir ni de escuchar, menos dialogar, quizás por su misma incultura y el temor a evidenciarse.

Obvio que nadie se adjudica la pifia y mucho menos el Coordinador de Comunicación Social, lo más valiente que hará será buscar a otro culpable, a cualquiera de su equipo o de otro departamento y si no, al tiempo.

Me cuentan quienes lo conocen que Aldo tiene una pésima ortografía, muy mala redacción y falta de experiencia para el cargo, está distanciado de su ex jefe el diputado Amado Cruz Malpica, a quien presuntamente le habría orquestado una campaña mediática a pesar de que fue quien le dio la mano para entrar a la Cámara. Eso es lo que se dice en los sótanos del Palacio de la calle Encanto en Xalapa.

Alguna vez el también escritor Carlos Fuentes sostuvo del presidente Enrique Peña Nieto: “es un hombre muy endeble…Peña Nieto quizá conoce su oficio político, pero a mi me asusta un hombre que demuestra tan abiertamente su ignorancia…El puede leer o no, pero a lo que no tiene derecho es a ser presidente a partir de la ignorancia”, una afirmación que podría aplicar para Aldo Adrián Valerio, no cree usted??? También me asusta que haya tipos que demuestren tan abiertamente su ignorancia, su falta de tacto, de oficio, de sencillez, de humildad, creyendo que embriagarse con políticos hasta perder la razón es lo máximo en las “relaciones públicas”. Pero de esas historias mejor les platico después.

Ridículos enormes los que ha hecho la actriz y cantante Ninel Conde, quien ha confundido un tsunami con el surimi y que le ha valido ser tildada de ignorante y tonta, pero se comprende en una persona con mucho Face y nada de Book, no así en un funcionario público. En fin, que no nos extrañe que mañana 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer circule en las redes del Congreso una imagen que diga, que las Mujeres son de Venus, los hombres de Marte y los Tucanes….. “pos” de Tijuana. Conste.