Ciudad de México- 2019-03-0510:23:54- Agencias

 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, consideró que las calificadoras de riesgo castigan a su país como consecuencia del “rotundo fracaso” del modelo económico neoliberal.

 

“Se está castigando al país por la política neoliberal que se aplicó en los últimos 36 años, que fue un rotundo fracaso, sobre todo en los últimos años”, dijo AMLO en referencia a la baja nota otorgada por la calificadora Standard & Poor’s al Gobierno mexicano, incluyendo las empresas estatales Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

 

“Nos toca pagar los platos rotos, para que quede claro”, aseguró.

 

Esa baja calificación crediticia se suma a la nota descendente otorgada por Moody’s y Fitch Ratings recientemente.

 

El presidente mexicano cuestionó que las calificadoras de riesgo no emitieran señales de alerta por el mal manejo de finanzas en las empresas estatales, a pesar de los altos índices de corrupción registrados durante los últimos gobiernos.

 

“Lo único que puedo reprochar, de manera fraterna, respetuosa, a las calificadoras, es que durante todo ese tiempo que imperó la corrupción en Pemex y la CFE, permanecieron callados. Calificaban con 10, con excelencia”, dijo.

 

Luego prometió “rescatar a Pemex y la CFE”.

 

“Basamos nuestro optimismo en un elemento, en una variable importantísima, como dicen los tecnócratas, que no se tomaba en cuenta: no va a haber corrupción”, expresó.

 

Y reiteró su denuncia de que Pemex y CFE fueron las empresas más saqueadas del mundo durante el periodo neoliberal.

 

“Fue una política económica ineficiente caracterizada por el saqueo, por la corrupción. Neoliberalismo es sinónimo en el caso de México de corrupción, de robo”, dijo.

 

“Tanto Pemex como la CFE fueron las empresas más saqueadas, no sólo de México, diría, del mundo en el periodo neoliberal”, agregó.

 

 

 

Alta aprobación

 

Por otro lado una encuesta realizada por el especialsita Alejandro Moreno y El Financiero señala que el presidente mexicano registró una aprobación del 78 % a casi 100 días de haber iniciado su cargo.

 

Según esos datos la popularidad de López Obrador es la más alta registrada desde la presidencia de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994). La encuesta también reveló que en febrero la popularidad de López Obrador fue de 86 %.

 

Otra encuesta publicada por Consulta Mitofsky en El Economista señala que López Obrador logró subir de 62,6 % la aceptación que tenía en noviembre de 2018, justo antes de asumir el cargo como presidente, hasta un nivel de 67,1 % de aprobación presidencial para febrero del 2019.

 

 

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO