La falta de agua a consecuencia del cierre de la presa Yuribia afectó principalmente a los habitantes de las colonias bajás de Coatzacoalcos, quienes repentinamente se quedaron sin el suministro en sus viviendas.

Durante la mañana de este lunes se observaron familias que acudieron a la Avenida General Anaya en donde se ubican algunos pozos, para llenar garrafones, cubetas y demás recipientes que sirvieron para abastecerse del vital líquido.

Los más afectados por el desabasto fueron las personas de la tercera edad, tal es el caso de la señora, Georgina Bernal, de 75 años quien ante la necesidad tuvo que caminar cuadra y media a paso lento con dos cubetas de agua en cada mano hasta llegar a su domicilio.

Señaló que la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV) no les envía pipas por lo tanto pese a sus dolencias de la edad tuvo que acarrear agua, ya que desde este domingo no cayó ni una gota en su llave.

“Quien sabe que vamos hacer sin agua, no sabíamos nada, yo no puedo estar cargando pero lo hago, me da miedo por los carros porque tenemos que cruzar, nosotros vemos que pasan las pipas pero no hay billete para comprar, aquí venimos cada que no hay agua, nos juntamos ”, expresó.

Las amas de casa también hicieron público su reclamo debido a que hasta el momento la CAEV les ha proporcionado el apoyo, además mencionaron que en ocasiones las pipas les proporcionan el líquido a quienes tienen posibilidades de pagar.

“La verdad estamos sufriendo mucho sin el agua, necesitamos el apoyo de las autoridades, que vean la forma de mandarnos agua, desde el domingo no tenemos ni una gota, no nos informan nada, tenemos que reciclar agua y acarrar del otro lado de la carretera y la verdad si es peligroso” , añadió Daniela Marín habitante de la colonia kilometro Cinco .

Amayrani Abad/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO