Opiniones y Comentarios
Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

    

El que el Gobierno federal le vaya a entregar concesiones de radio y TV a los evangélicos y no a los católicos, generará serios problemas; sobre todo tratándose de un gremio que cae en el fanatismo, que es el paso anterior a la barbarie…

Y de hecho la guerra entre católicos y el Gobierno ya comenzó, el obi$po de Xalapa, en su homilía del domingo dijo que de seguir así, refiriéndose a la posición del gobierno de legalizar la interrupción del embarazo, “se confirmará el adagio de que no todas las transformaciones son buenas”.  ¿Cuál adagio, cabría preguntar? porque se lo sacó de la manga…

Por cierto que mientras en la otrora Xalapa de las flores -hoy Xalapa de los secuestros- en el Palacio Legislativo un diputado fue puesto de vuelta y media por el tsunami feminista, que exigió que públicamente se disculpara…

Y todo porque citó una frase que ni siquiera es de él: “El peor enemigo de la mujer, es la mujer”; que más que frase célebre es un secreto a voces que viene desde siempre; y que ellas mismas lo saben…

Pero ahora ya hasta se hacen las acosadas cuando les dicen piropos en la calle o les silban el clásico fuíí fuiiuuu.  Y se le echan montón al romántico de Armando Manzanero, autor de hermosas canciones a las mujeres, porque tuvo el “atrevimiento” de decir que “A las mujeres les encantan que las acosen”…

Si nadie se ha atrevido a reivindicar la autoría de semejante sentencia de que la mujer es el peor enemigo de sí misma, es porque correría el peligro de amanecer como El Papa Bueno,Albino Luciani (1912 – 1978) más conocido como Juan Pablo I; es decir, fiambre…

Haciendo evidente que Dios protege a los malos, que no a los buenos.  Y que bueno que el diputado no soltó el “Mujeres juntas, ni difuntas”, porque seguro que a estas alturas ya lo hubieran linchado.

Cambiando de tema…

 

Ya no quisiera hablar de la política y los políticos, porque no hay mucho constructivo qué decir y además nadie hace caso de los señalamientos.  Pero hay cosas que no se pueden pasar por alto, sin siquiera hacer un comentario al respecto…

Como los abucheos en el estadio de los Diablos Rojos; y el recibimiento que le dieron a AMLO en el aeropuerto de Tabasco, que dicen mucho más entre líneas que lo que pueda pensarse.  Porque no fue la oposición.  Nadie los organizó…

Y tampoco se puede soslayar la regada de pinole que dio al pedirle por carta al rey de España que pidiera perdón por los hechos de la Conquista -por el genocidio pues- a lo que el Gobierno de Pedro Sánchez respondió de manera diplomática pero tajante, que no lo hará…

Y otra vez, con la fijación religiosa que tiene -ha de pensar que ya se va a morir y por eso se allega a la religión- también le envió una misiva al Papa, “para que se haga un relato de agravios y se pida perdón a los pueblos originarios por las violaciones a lo que hoy se llaman Derechos Humanos”.  En el entendido de que también el Pontífice argentino le entraría a pedir perdón…

Cabiendo solo preguntar si también a los pueblos originarios de Morelos que se oponen a la termoeléctrica habría que pedirles perdón; ¿o a ellos no?…

Porque si el Papa va a pedir perdón por todo lo que históricamente han hecho sus antecesores y correligionarios; como ya lo pidió a quienes fueron abusados sexualmente por los vergonzantes pederastas que pululan en su gremio; pues se va a pasar el resto de su pontificado pidiendo perdón…

Porque desde que la iglesia católica se fundó como secta judía.  Siguiendo el ejemplo, no ha hecho otra cosa que atrocidad y media; pero mucha lana, eso sí.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.