Colosio, mito o realidadSi nos ubicamos en la hipótesis de qué hubiera sido de la vida de Luis Donaldo Colosio de no haber interferido su muerte por asesinato, quizás esos homenajes de hoy a su persona no existirían, aunque de igual manera pudieran ser de elogiosos recuerdos. Porque, ¿en verdad, en su tiempo, Colosio representaba lo mejor en política a la mexicana? ¿era un político non plus ultra como lo sugiere la conmemoración a su imagen? No, por supuesto. Luis Donaldo Colosio fue candidato priista a la presidencia de la república porque así convenía a Salinas de Gortari, según apreciación de quien esto suscribe, el candidato idóneo para México, no para Salinas, era Manuel Camacho Solís, políticamente más maduro y mejor preparado que Colosio. Pero el episodio forma parte de la mitología priista, así habría que entenderlo, porque, además, en México, “el mejor indio es el indio muerto”. Para comprobarlo, vaya usted a un velorio.