No se esperaba menos del gobernador Cuitláhuac García, cuya presencia en la zona de enfrentamiento a los malosos es bienvenida, no para que él personalmente entre en combate, sino para dejar constancia de su interés por mejorar el clima de inseguridad que se vive en la entidad que gobierna. El diagnóstico del gobernador habla del “efecto cucaracha” como causante de los hechos violentos del viernes pasado, producto de los operativos implementados en Coatzacoalcos. Señala el gobernador que los grupos delictivos ejecutan actos violentos porque estan desesperados a causa de la persecución en su contra pero que no habrá complicidades con los agentes del crimen ni actos de simulación de la autoridad en el combate a la delincuencia y que pronto veremos resultados. Que así sea