Cuitláhuac García, tan básico, tan elemental

Cuitláhuac García, tan básico, tan elemental; abucheos a AMLO porque hay gente molesta por su triunfo

Un día el hijo de Fidel Herrera justificaba los señalamientos y críticas a su padre diciendo que quienes lo criticaban lo hacían porque le tenían envidia. Para el joven Javier Herrera todo su mundo se reducía a la conformidad o a la envidia. Lo que su padre le hizo a Veracruz no contaba, el que nos vendiera al grupo de los Zetas no contaba, el que nos heredara un sucesor tan ávido no contaba, para el joven Herrera Borunda la envidia era la razón de las críticas a su padre. Pero Javier Herrera no heredó la inteligencia de su padre, quizá por eso su mundo se reducía a esas elementalidades. Al parecer lo mismo sucede con el gobernador de Veracruz, el ingeniero Cuitláhuac García, quien no procesa ideas complejas o quien no reflexiona sobre asuntos que le provocan pereza mental. Es por ello que cuando se le pregunta por los abucheos al presidente López Obrador, el ingeniero, ante semejante cuestionamiento político, opta por lo básico, por lo elemental: “Aún hay gente que está muy molesta con su triunfo en las pasadas elecciones”. ¿Eso es todo? No hay reflexión, no existe la posibilidad de un argumento, no participa en él el análisis, simplemente suelta su pensamiento más superficial, tal como lo hacen los niños, los estudiantes de secundaria. Otros han hecho sesudos análisis que si el presidente toma en cuenta le podrían servir para ajustar algunas cosas, para mover algunas tuercas o para quitar algunos estorbos.

López Obrador quiere que España se disculpe por la Conquista; los españoles estaban pensando en dar las gracias a México por recibir a los exiliados españoles

Los mexicanos somos conscientes de que el país que tenemos actualmente es consecuencia de los actos de muchos gobernantes y servidores públicos voraces; de funcionarios corruptos y de gobernantes licenciosos. Es por ello que cuando Andrés Manuel López Obrador llegó a la Presidencia, muchos esperaban que esos sujetos que tanto daño habían hecho al país iban a pagar por sus actos. Pero no fue así, López Obrador empezó con su discurso del perdón, con su discurso del “chivo expiatorio”. Para la Cuarta Transformación tanto Rosario Robles y Javier Duarte son “chivos expiatorios”, es decir, sacrificios propiciatorios que se entregaron para calmar la furia de la mafia del poder. No está actuando López Obrador con la contundencia con la que esperamos, pero a los españoles ya les mandó una carta, solicitando se disculpen por las atrocidades cometidas en la Conquista. El periódico El País comenta que la brillante idea salió de su esposa, la señora Gutierrez Müeller, coordinadora del Consejo Asesor Honorario de la iniciativa de Memoria Histórica y Cultural de México. A la eminente investigadora le pareció buena idea. El gobierno español rechazó enérgicamente la propuesta, es decir, no se va a disculpar. España, en lugar de estar pensando en disculpas, estaba pensando en conmemorar los 80 años del exilio español. Los españoles estaban pensando en dar las gracias a México por recibir a tantos exiliados.

Hipólito Rodríguez: “Tenemos que cuidarnos más entre nosotros”; ahora todo lo que nos pase será culpa nuestra, porque no supimos cuidarnos por nosotros mismos

Después va a decir Hipólito Rodríguez que son las redes sociales la que le inventan tanta estupidez. Pero después de 15 meses de ser alcalde de Xalapa y ante la imposibilidad de crear una policía municipal, el alcalde de Xalapa por fin declara que lo mejor es encomendarnos a la Divina Providencia y “cuidarnos más entre nosotros”. Con esta frase también anula a la Secretaría de Seguridad Pública del empistolado Hugo Gutiérrez Maldonado, una policía que, ya lo dijo Cuitláhuac García, está en desventaja con los grupos del crimen organizado. “Tenemos que cuidarnos entre nosotros” es la frase de un gobierno fallido, un gobierno que no puede con la responsabilidad de brindar seguridad a sus habitantes; “Tenemos que cuidarnos entre nosotros” es el lamento de un gobierno que reconoce que no puede con la delincuencia; “Tenemos que cuidarnos entre nosotros”, es el canto del desamparo en el que nos deja un alcalde inútil, lleno de complejos y complejidades; “Tenemos que cuidarnos entre nosotros”, es la excusa que tendrán en adelante, porque ahora sí, cada mujer violada cada joven asesinado, cada negocio extorsionado, cada persona secuestrada será culpable de lo que le pase y eso porque no supo cuidarse por sí mismo.

Armando Ortiz                                                           aortiz52@hotmail.com

 ]]>

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar