Todo Xalapa, las cámaras empresariales, los colegios profesionales, las asociaciones civiles y mercantiles, las empresas, las industrias y los ciudadanos debemos unir esfuerzos para exigirle al alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero, que dé un apoyo incondicional, sin reservas ni ambages, a uno de los grupos imprescindibles para la ciudad, que es el Heroico Cuerpo de Bomberos.

Resulta inadmisible que tenga que ser el Presidente del Patronato de ese cuerpo, José Zaydén Domínguez Toledano, quien tenga que enfrentar una cruzada solitaria en apoyo a los estimados “traga-humo”, ante un embate inexplicable, descabellado e insensato de la alcaldía morenista que atenta contra los intereses más preciados de la ciudad.

Se trata de una verdadera agresión del alcalde Pedro Hipólito a la ciudad, materializada en que les ha cortado el agua dos veces a los bomberos sólo porque no entiende que cumplen una función social imprescindible y pretende cobrarles costo de tarifa comercial por el uso del agua, como si se tratara de una empresa de lucro.

Imagínese usted que no tengamos bomberos y se presente una situación como la del reciente incendio del mercado Jáuregui, la casa que se siniestró en Xalapa 2,000 hace un par de días o, mucho peor, un incendio similar o cercano al del municipio de Las Vigas.

Los xalapeños no debemos transigir con estas conductas oficiales irracionales, desatinadas e irresponsables.