Desde el Café
Por Bernardo Gutiérrez Parra

Serio como para que le creyeran la mentira, el delegado estatal del PRI Hugo Contreras Cepeda, dijo que no habrá dados cargados en la renovación del Comité Directivo Estatal del partido en Veracruz.

“El CEN no mete las manos por ninguna fórmula y por ningún aspirante, no tenemos interés por nadie y se equivocan quienes dicen que hay dados cargados” indicó.

Ándele pues.

Lo cierto y real es que el nombre del agraciado ya está lo mismo que la convocatoria, pero falta el registro de las fórmulas, el periodo de proselitismo (si hay más de una fórmula registrada) y todas esas faramallas que acostumbra el tricolor desde hace noventa años.

De los veinte aspirantes hay que descontar a 18 que sólo harán bulto. De los dos que quedan, los dados cargados y los dedazos de Claudia Ruiz Massieu y Miguel Ángel Osorio Chong decidirán (o ya decidieron) quién será el triunfador.

Y los finalistas son Antonio Benítez Lucho y Marlon Eduardo Ramírez Marín.

Benítez Lucho fue diputado, delegado del ISSSTE, director general del IPE y director de la Comisión del Agua, entre otros cargos.

Marlon tiene una carrera menos extensa, pero es regidor del Ayuntamiento de Veracruz cuyo alcalde es el panista Fernando Yunes Márquez. Y con eso le está bastando para ser uno de los finalistas.

Si gana Benítez Lucho el PRI será aliado de Morena en la entidad, pero si el triunfador es Marlon, la alianza será con el PAN. ¿Por qué? No hay que olvidar que con la tranquiza que le acomodaron al tricolor el 1 de julio anterior, le tocará ir de comparsa en las elecciones del 2021. Aunque en las del 2024 quién sabe.

¿Juan Carlos Molina está fuera?

El líder estatal de la CNC era uno de los favoritos de la cúpula priista, sobre todo después del 6 de enero cuando llenó el Word Trade Center con miles de campesinos en el aniversario de la Ley Agraria. Esto entusiasmó a los priistas veracruzanos que aseguran que Juan Carlos es el único que puede lograr la reunificación del partido. Pero…

Nadie sabe bien a bien por qué lo relegaron, pero aguas. En una de esas Molina Palacios podría cambiar de colores lo que sería fatal para el PRI sin una buena parte de los campesinos veracruzanos.

Recapitulando; sólo hay dos aspirantes reales a la silla que ocupa a Lillian Zepahua. Y el ganador será el que digan Claudia Ruiz y Miguel Ángel Osorio que son los que tienen el cubilete y los dados en sus manos.

¿Y Pepe Yunes?

Para quienes se preguntan dónde anda el ex candidato del PRI a la gubernatura José Francisco Yunes Zorrilla, van las respuestas. De momento, el político peroteño está dedicado a negocios empresariales y además cursa un diplomado en el ITAM.  Sigue de cerca los acontecimientos políticos de la entidad y ha reiterado una y otra vez que no se meterá en el proceso electoral para elegir al presidente estatal del tricolor. Y quienes lo conocen afirman que no miente.

Lo que muy pocos saben es que todos los aspirantes a la dirigencia del PRI, todos, absolutamente todos, se han tomado un café con el peroteño con quien mantienen una excelente relación.

Y si lo buscan, por algo será.

bernardogup@nullhotmail.com