Emergencia nacional por intensas lluvias en Bolivia

Más de 5 mil 200 familias están damnificadas, mientras que 59 viviendas fueron destruidas en 61 municipios del país.

El Gobierno de Bolivia declaró este miércoles emergencia nacional ante las consecuencias ocasionadas por las intensas lluvias e inundaciones registradas durante los últimos días.

El ministro de Defesa, Javier Zavaleta, indicó a los medios locales que la decisión fue tomada en una reunión entre el gabinete ministerial y el presidente de Bolivia, Evo Morales.

«Se ha determinado aprobar un decreto de declaratoria de emergencia nacional por estos eventos de deslizamientos, desbordes, granizadas extraordinarias que hemos tenido por impacto del fenómeno climático El Niño», precisó.

 Zavaleta explicó que hay más de 5.200 familias damnificadas, mientras que 59 viviendas quedaron destruidas en 61 municipios de los departamentos de Chuquisaca, La Paz y Potosí.

«Corresponde una declaratoria de emergencia nacional para activar, no solo recursos adicionales, sino también cierto procedimiento que permitan desde Defensa Civil cooperar con municipios y gobernaciones que están con problemas», argumentó.

Miembros de Defensa Civil y de las Fuerzas Armadas se encuentran en alerta permanente para actuar ante cualquier situación de emergencia que se registre en los próximos días, ya que prevén que la temporada de lluvia continúe hasta abril de este año.

Afectaciones en cultivos por desastres naturales

Un total de 22 mil hectáreas de cultivos en 54 municipios de Bolivia fueron afectadas desde noviembre hasta la fecha por desastres naturales, informó hoy César Cocarico, ministro de Desarrollo Rural y Tierras.

Precisó que los daños en esos territorios declarados en emergencia son mínimos comparados con la producción de 3,6 millones de hectáreas existentes en el país suramericano, y garantizó el abastecimiento de alimentos al mercado interno.

Cocarico anunció la elaboración de un plan de recuperación de cultivos afectados con la dotación de semillas e insumos, y otro similar para ganado y frutas, este último más complejo ante la pudrición de los productos por las inundaciones.

Un ejemplo son las plantaciones de plátano inundadas que no se recuperan en una sola campaña y hay que trabajar

Con información de ElSoldeMéxico

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar