El 95% de las llamadas de extorsión que reciben veracruzanos tanto a sus líneas domiciliarias como a teléfonos celulares provienen de penales del centro y norte del país, sin embargo, los presidiarios que las realizan ya modificaron su ‘modus operandi’, pues ahora se hacen pasar por empleados de dependencias federales y estatales para generar credibilidad.

Lo anterior lo confirmó la Secretaría de Seguridad de Pública (SSP), de forma exclusiva a Diario del Istmo y el Corporativo Imagen del Golfo, por lo cual solicitó a la ciudadanía mantener la calma, colgar inmediatamente y hacer caso omiso.

“Debido a la ampliación en la red de telefonía móvil en la población, se vuelve recurrente este delito debido a que las llamadas son hechas a azar… (Se debe reportar de inmediato) a la línea de Emergencias 9-1-1 o 089 Denuncia Anónima, para ser atendidos por personal especializado de la Oficina de Asesoría Contra el Engaño Telefónico”, respondió la SSP a esta solicitud de información.

Entre las recomendaciones destacan conservar la calma, anotar el número telefónico que se registre al concluir la llamada, escuchar el diálogo por unos segundos, colgar y comunicarse con sus familiares.

En las últimas llamadas de extorsión reportadas a la Oficina de Asesoría Contra el Engaño Telefónico de la SSP, se detectaron casos de personas que se hacen pasar por representantes de la Secretaría de la Defensa Nacional, la Policía Federal, Policía Estatal, Policía Ministerial, incluso, por extraño que parezca, de la línea de emergencias 9-1-1.

¿Qué hacer?

Conservar la calma
Anotar el número Telefónico que se registre
Escuchar el dialogo por unos segundos
Colgar la llamada
Comunicarse con sus familiares

¿En dónde denunciar?

911
089