Tres mujeres estuvieron encerradas sin posibilidad de salir de una oficina, amenazadas con una pistola y una de ellas golpeada incluso con la palma de un machete; acusadas de robo por su patrón, Francisco Aguilar Aguilar, mejor conocido como Kiko Aguilar, en el interior del complejo de la empresa Comercializadora y Asociados del sur de Veracruz SA de CV (COMASUVER) dedicada a la comercialización de semillas.

El empresario, fue obligado a liberad a dos de ellas bajo la presión de elementos de la Secretaría de seguridad pública del Estado que acudieron al lugar en auxilio del esposo de una de las afectadas, la cual alcanzó a pedir ayuda vía telefónica a su marido, luego de haber sido encerrada desde las 8 de la mañana y hasta casi las 12 del día, bajo un constante acoso laboral, amenazas y humillaciones.

Otra de sus compañeras fue arrastrada del cabello de una oficina a otra, ante la presencia de clientes y empleados, así como golpeada con la palma de un machete, además de ser amenazada con ser descuartizada y ser escondidos sus restos para que nadie los viera.

Una tercera, se ignora las condiciones en que estuvo ya que según las otras dos, también estaba encerrada pero no se le permitió salir como a ellas, que gracias a la presión de sus familiares, lograron evitar seguir encerradas y torturadas por el conocido comerciante, alguna vez candidato del PAN a la Presidencia Municipal de Sayula de Alemán.

Una de ellas es encargada de una bodega y llevaba diez años trabajando, y la otra, que fue la más lesionada, 8, mismas que fueron obligadas a firmar su renuncia voluntaria, quedando sin empleo materialmente y sin ser indemnizadas conforme a la ley.

Las dos mujeres acudieron ayer mismo a denunciar los hechos ante la Fiscalía de delitos diversos de la Unidad integral de procuración de justicia de este distrito judicial, además de que harán lo mismo ante la Comisión estatal de derechos humanos, la junta de conciliación y arbitraje además de pedir la intervención del DIF Municipal ante la agravante de que las lesionadas, fueron mujeres.

 

 

Momentos en que el empresario Francisco Aguilar alias Kiko Aguilar, dialoga con elementos de la SSPE, reconociendo que sus empleadas estaban dentro y que no podían salir por estar en una reunión de trabajo.

 

 

Staff Imagen del Golfo/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO