El que Jorge Winckler Ortiz esté al frente de la Fiscalía General del Estado es considerado como “una barrera” y “un obstáculo” para la lucha contra la delincuencia en Veracruz, aseveró Marco Antonio Medina Pérez, diputado federal.

“Estamos estudiando el caso y vamos a pronunciarnos próximamente con relación a este asunto, sobre todo porque hay una demanda que está radicada en la Procuraduría General de la República, ahora Fiscalía General, para darle seguimiento a esta denuncia que hay en contra del ex gobernador Yunes y donde está implicado también el fiscal de Veracruz”, precisó.

Y abundó: “Se quitaría un obstáculo, para que ahora sí opere la fiscalía con el objetivo de combatir la delincuencia. Ahorita el señor está dedicado a otras cosas”.

Entrevistado en la ciudad en el marco de la presentación del Plan Nacional de Formación Política, afirmó que Winckler Ortiz representa un problema de tipo político entre el Gobierno del Estado y la fiscalía.

“No hay interés de la fiscalía por atender los problemas de la delincuencia en Veracruz, sino simple y sencillamente cubrir la espalda al ex gobernador Miguel Ángel Yunes. Es un problema político que se quiso encarar con una resolución del Congreso, pero que todavía falta otra medida legislativa y, finalmente, nosotros los diputados federales vamos a estar operando, a efecto de que ya se elimine esta barrera”.

Adelantó que, aunque es del ámbito estatal, legisladores federales analizan el tema para aplicar lo que establece la Constitución Política, en el sentido de garantizar la paz y la seguridad pública en los estados.

El legislador insistió en que de no contar con un buen instrumento, refiriéndose a la Fiscalía General, “va a faltar algo”, para poder garantizar la justicia en favor de los veracruzanos.

Cinthya Trinidad/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO