Cuando los empresarios veracruzanos que han sufrido una larga espera empeñados en una lucha para que el gobierno estatal les pague sus adeudos creyeron llegado el fin de su peregrinaje, fueron despertados de ese sueño por uno de sus congéneres en el gobierno. Ernesto Pérez Astorga, el Secretario de Desarrollo Económico, ha sido el encargado de la mala noticia que “el menor tiempo posible” ofrecido para pagarles se convierte en “cuando se pueda”. Lo peor de este triste escenario, aparte del prolongado impasse del adeudo, es la división en ese sector, entre supuestos “preferidos” y supuestos” relegados”. Tal refleja el grado de polarización al que hemos llegado.