Desde el Café
Bernardo Gutiérrez Parra

Esta semana se anunció que la incidencia delictiva en Veracruz bajó un 42 por ciento y nadie lo creyó. Y tan no se creyó que el anuncio no lo dio ni el gobernador Cuitláhuac García, ni el secretario de Gobierno Eric Cisneros, sino la Secretaría de Seguridad Pública mediante un comunicado con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que es una dependencia muy confiable.
Aunque la SSP dio cifras que tendrían en jaque a cualquier país de la Unión Europea y habrían tirado a más de un Primer Ministro, las presumió como un logro. Y es que a como estuvo la violencia los primeros 100 días del segundo año de gobierno de Yunes Linares con 19 mil 852 delitos, en los primeros 100 días de Cuitláhuac la situación estuvo menos intensa y “sólo” se registraron 11 mil 514 hechos delictivos.
Pero aun así los números rojos del nuevo gobierno son escalofriantes: 390 homicidios dolosos, 112 extorsiones, 120 secuestros, 4 mil 659 robos, mil 586 robos de vehículo, 441 robos a casas-habitación, 520 robos a transeúnte en espacios abiertos, 109 robos de ganado, mil 262 robos a negocios y 26 feminicidios.
Si se hace el comparativo, se verá que en efecto la incidencia delictiva bajó un 42 por ciento; pero estarás de acuerdo lector en que los números no son como para treparse a un árbol y ponerse a gritar de felicidad.
Además, lo que dice el mismo comunicado en uno de sus párrafos eriza los vellos del espinazo: “En lo que va de este sexenio, el secuestro es el único delito que ha aumentado, ya que pasó de 49 a 120 casos, o sea, aumentó un 144.9 por ciento”.
¡120 secuestros en 100 días! ¡Más de un secuestro diario en promedio! Lo que no menciona el comunicado y debería, es que aparte de que Veracruz ocupa uno de los primeros lugares en feminicidios, ahora está en primer lugar nacional indiscutido en secuestros.

¿De qué sirve que los homicidios dolosos hayan bajado si los secuestros se dispararon a lo bárbaro? Por otra parte y en relación a los feminicidios ¿están bien los datos que maneja el SESNSP? La dependencia informa de 26 casos, pero reportes periodísticos y de agrupaciones en defensa de las mujeres manejaron hasta 46 feminicidios en estos 100 días. ¿Quién tiene la razón?
En cuanto a la disminución de homicidios dolosos, un amigo veracruzano radicado en México me dijo medio en sorna y patibulario: “Las ejecuciones no bajaron por el efecto Cuitláhuac o el efecto AMLO, sino porque se les acabaron las balas a los malos. Pero espérate tantito paisano; ahora que se surtan seguirá la caraja orgía”.
Espero en Dios que no sea así.

Nemi Dib libre

Después de más de un año en prisión, primero en el penal de Pacho Viejo y después en su propio hogar, un juez le decretó la no vinculación a proceso a Juan Antonio Nemi Dib con lo que el ex secretario de Salud recuperó lo que le arrebataron a la mala: su libertad.
Juan Antonio está muy lejos de ser un ladrón y un corrupto como lo quisieron vender sus acusadores de manera alevosa, perversa e injusta. De su honestidad –y esto nadie lo puede soslayar- hay pruebas en las dependencias por las que pasó.
¿Habrá castigo para los que lo culparon tan ruinmente? Es bien difícil, casi imposible en este país de impunes. Lo bueno, es que se hizo justicia y ya está libre Juan Antonio, un hombre que no debió pasar por el infierno que pasó.

bernardogup@nullhotmail.com