Los Políticos 280319

Salvador Muñoz

Dicen que detrás de cada gran hombre, hay una gran mujer… habrá quienes digan que al lado, que enfrente… como sea… hay quienes ven en una mujer, más que a una esposa, o una madre, o una hermana… al final son algo así como una socia, compañera, una “igual” o hasta cierto modo, una cómplice, rayando un poco en algo así como “Claire Underwood”, la de la serie de House of Cards. En nuestra historia reciente, a nivel local, recuerdo las leyendas que se entretejieron en torno a Rosa Borunda, a la que ubicaban como otro poder dentro de “la plenitud del pinche poder”… o qué decir igual de Karime Macías Tubillas, a quien también le endilgaron poder de decisión en muchas áreas de Gobierno para poner y quitar así como merecer abundancia.

A nivel federal cómo olvidar a Marthita Sahagún, a la que ubicaron como parte esencial en el oído del presidente o en la actualidad, con Beatriz Gutiérrez Müller, a quien pretenden conferir un poder de decisión en las acciones del Pejedente López Obrador… es muy temprano para ello, apenas si se van a cumplir cuatro meses para ubicarla en estos escenarios de Poder tras el Poder… pero vamos al asunto… ¿a qué viene todo esto de las Chicas Poderosas? Ah, es que después de que cité ayer a dos alcaldesas y un edil metidos en broncas, como fue el caso de Ximena Rodríguez Utrera, Lety López Landero y Christian Romero Pérez, de Soledad de Doblado, Córdoba y Tlacotalpan, respectivamente, el correo fue receptor de varios comentarios en torno a la Perla del Papaloapan porque allá, el Poder tras el Poder está en manos de una mujer… la hermana del alcalde.

Ahora sí, para estar ad hoc con el sobrenombre que le dan a Tlacotalpan, van las perlas:
* La hermana del alcalde es Angélica Romero Pérez y tiene control total sobre la tesorera Alicia Huervo Díaz.

* Angélica manda pues, en tesorería. Quita y pone gente en el ayuntamiento a diestra y siniestra.

* Angélica fue la encargada de contratar un despacho de Xalapa (nos reservamos el nombre) experto en maquillaje, que igual trabaja en Alvarado que en Ignacio de la Llave.

* Para los vecinos de Tlacotalpan, es evidente la prosperidad de la familia Romero que se refleja en carros, viajes, rancho, caballos, cirugías plásticas (que tengo que ver el Antes y Después de Angélica), salarios excesivos a través de prestanombres…

* Christian Romero ha hecho buen uso de los recursos del ayuntamiento ¡para mejorar sus propiedades!

* Un ejemplo de ello, la ganadera “Perla del Papaloapan”, donde su padre Marco Romero Arias es el tesorero.

* Mucha gente está muy encabronada con el alcalde porque a pesar de que lo ayudó a ganar las elecciones y se aventó toda la campaña, fue despedida… poquito les duró el gusto de ser empleados de confianza. A los amigos que le quedan en el Ayuntamiento, les bajaron el sueldo drásticamente.

* En pasillos de Palacio Municipal es común que se critique a la familia Romero por disfrutar la plenitud del pinche poder, aunque para muchos en Tlacotalpan esto no pasa desapercibido.

* Se lamentan que el alcalde como su hermana hayan conferido poder a gente que lo único que sabe es endulzarles el oído pero se los están llevando al baile.

* Si bien es cierto que en dos ocasiones han robado la bodega donde sustrajeron cantidades de láminas, sospechan en el mismo Ayuntamiento de una  persona muy cercana a la familia presidencial (nos reservamos su nombre), pero que la vieron vendiendo a 150 pesos la hoja de lámina en Alvarado y Amatitlán.

* Es comprensible la presencia de doña Bethzabé Pérez Silva como presidenta del DIF, madre de Christian, pero no entienden porqué ahora ya se anda metiendo a organizar eventos Kenia Romero, la otra hermana del alcalde.

* Consideran que la familia no debería estar en la administración y muchos menos mandar y dar órdenes en el ayuntamiento. Angélica regaña a los empleados, instruye ¡y se encarga de las compras! Y lo hace “porque ayuda a su hermano y optimiza los recursos”… la broma que hacen es que los optimiza ¡para ella!

* Algo que ya sabíamos: los ediles no tienen ningún poder de decisión en el Ayuntamiento, aunque el único que ha alzado la voz es Gonzalo Palacios, a quien el alcalde lo tiene “congelado” y nunca está contemplado en el presidium… y si le agregamos que le oculta información…

* Como dijimos ayer, el edil Gonzalo Palacios ya toma cartas en el asunto para que toda esa información de irregularidades administrativas llegue a las instancias correspondientes para que se haga justicia ante lo que él considera malos manejos.

* Para concluir, consideran los internautas que el Orfis y la Contraloría deberían de poner el ojo en municipios como Tlacotalpan, donde el Ayuntamiento parece más un negocio familiar, a cargo de la hermana del alcalde, que una institución encargada de la administración política de un municipio.

Por eso decíamos que quién sabe si este tipo de gobiernos aguantaría ponerse en manos de la Revocación de Mandato.

smcainito@nullgmail.com