El representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en México, Cristian Morales Fuhrimann, alertó que la obesidad y sus complicaciones le cuestan a México 7 mil 800 millones de dólares anuales, casi el doble de las pérdidas por robo de combustibles.

De igual forma, no podrá haber desarrollo sustentable, pues una nación con gasto creciente en el tratamiento de enfermedades crónicas degenerativas no puede progresar.

En enero pasado, durante el desabasto de gasolina por la estrategia de combate al robo de combustible, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que el monto anual por el “huchicoleo” ascendía a 65 mil millones de pesos, es decir 3 mil 334 millones de dólares.

El representante de la OMS comentó que la venta de productos ultraprocesados como bebidas azucaradas, galletas, cereales para desayunar y frituras, entre otros, creció 38 por ciento entre 2000 y 2013 en América Latina.

Además, señaló que México es el mayor consumidor de refresco en el mundo, con 163 litros per cápita al año y hay un ambiente obesogénico en general.

 

Con información de: Vanguardia