El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ha ordenado este martes intensificar la seguridad en instalaciones importantes por todo el estado como aeropuertos, estaciones de trenes, túneles y sistemas de transporte masivo.

La orden de Cuomo se produce después de que tres paquetes con pequeños dispositivos explosivos caseros fueron recibidos en edificios de dos aeropuertos y una estación de tren en la ciudad de Londres, en el Reino Unido.

“La seguridad pública es nuestra prioridad principal y estamos tomando las precauciones necesarias para la seguridad de los neoyorquinos”, indicó Cuomo, quien expresó su solidaridad con los británicos “y todos nuestros aliados en contra del terrorismo en todas sus formas”.

El gobernador apuntó que los explosivos encontrados en Londres son un “crudo recordatorio de las amenazas a las que nos enfrentamos hoy”, y dijo que seguirá trabajando intensamente con socios locales y federales para garantizar que Nueva york siga siendo un lugar seguro.

La Policía británica está investigando, en colaboración con la irlandesa, tres paquetes con pequeños dispositivos explosivos caseros que fueron recibidos hoy en edificios de los aeropuertos londinenses de Heathrow y London City Airport, así como en la estación de tren de Waterloo.

La unidad antiterrorista de la Policía británica considera, según informó en un comunicado, que existe un vínculo entre los tres dispositivos.

Los primeros análisis indican que los paquetes, uno de los cuales fue abierto por el personal de un edificio de oficinas aledaño a Heathrow, tenían la capacidad de “iniciar un pequeño fuego”.

Las fuerzas de seguridad aseguraron que mantienen la “mente abierta” sobre las posibles motivaciones detrás del envío de los explosivos.

Medios británicos han revelado que al menos dos de los paquetes llevaban sellos irlandeses y tenían la ciudad de Dublín como remitente.

La Policía de la República de Irlanda (Garda) indicó a su vez en un comunicado que está “ayudando” a los investigadores en las pesquisas.

El primero de los tres dispositivos, contenido en un sobre postal blanco, fue recibido en The Compass Centre, donde se ubican algunas oficinas de gestión de Heathrow.

Al abrirlo, se inició una deflagración que quemó parte del paquete, según informó la Policía, que detalló que nadie resultó herido.

Con información de LópezDóriga