En vez de reducir el presupuesto a organismos electorales se debe eliminar la papelería y usar el voto electrónico pues los comicios del año 2018 costaron 38 mil millones de pesos a los mexicanos, aseveró Juan Manuel Vázquez Barajas, consejero del Organismo Público Local Electoral en Veracruz.

Al anunciar que del lunes 25 al jueves 28 de marzo se realizará aquí el Foro Nacional ‘El futuro de las elecciones en México, libertades y tecnologías’ que organizan el OPLE y la Universidad Cristóbal Colón, resaltó que se puede acortar el gasto sin sacrificar la cultura democrática.

La intención del foro es tener un análisis y diagnóstico de las consecuencias políticas de las reformas electorales, y un tema básico es apuntalar la votación electrónica por internet, sin mover tanta gente en 150 mil casillas en todo el país ni proveerla de papelería, con todo el gasto que representa.

“Hay muchas iniciativas para modificar cómo votamos en México. El costo electoral, con la existencia de 32 OPLE, un Instituto Nacional Electoral, el gasto electoral que tenemos en el país, son elementos que deben llevarnos a la reflexión si es momento o no de votar en forma electrónica.

“Seguimos instalando en forma manual, mecánica y un poco arcaica 150 mil casillas en el país. El tema es preguntarnos si ya es momento de transitar a votación electrónica desde el celular o la computadora; el gasto electoral en México ronda los 38 mil millones de pesos al año, de los que 14 mil millones son para prerrogativas de los partidos políticos”; indició Vázquez Barajas.

Por eso dijo que el meollo del asunto no son los salarios de los funcionarios electorales ni el recurso asignado por la Cámara de Diputados al Instituto Nacional Electoral ni por las Legislaturas Locales a los OPLE en cada estado.

La desconfianza ciudadana lleva a complejos mecanismos de control que encarecen los comicios, como la lista nominal con fotografía impresa y un cuadernillo en cada casilla para cada representante de cada partido político, cuando podría simplificarse con la identificación desde una lista digital o una lista verificada a través de los biométricos de los dedos o de la propia cara.

Aclaró que el presupuesto del INE y OPLE sí baja en año no electoral pues por ejemplo, entre el año 2018 y ahora sí hay una disminución de más de 10 mil millones de pesos a nivel federal y local, pero no es suficiente.

“Entre los 32 OPLE y el INE en año electoral costó 38 mil millones el gasto; hoy sin grandes elecciones, es de 24 mil millones de pesos, sigue siendo una cifra alta. Tiene que ver con el diagnóstico, si es o no necesario instalar un modelo que como no creemos y no confiamos entre los mexicanos, tenemos que establecer otros mecanismos adicionales de control”, subrayó Vázquez Barajas.

Remarcó que el problema no es que los funcionarios electorales no quieran bajarse el sueldo, sino que aún no se genera la confianza necesaria para eliminar los complicados mecanismos tecnológicos de control encaminados a evitar fraudes electorales.

Negó que en años no electorales esas instituciones permanezcan inactivas, pues dijo que el gran trabajo es promover la cultura cívica entre los futuros ciudadanos, es decir entre niños y adolescentes, para que cuando alcancen la edad para votar lleguen con una nueva cultura democrática.

El consejero del OPLE Veracruz mencionó que India y Brasil son países que como México, destinan mucho dinero público a sus procesos electorales pues invierten en tecnología, pero sus ciudadanos votan en forma electrónica y conocen los resultados el mismo día de los comicios.

Por eso dijo que no se puede caer en el comentario simplista de reducir el presupuesto.

“Que votemos 6 de cada 10 mexicanos no es uno de los mejores indicadores de un país democrático; tendríamos que decirle a los mexicanos que sólo votamos 62 por ciento de un 100 por ciento que teníamos derecho a votar en 2018 y que no es una cifra alentadora, que todavía tenemos que hacer y generar en los ciudadanos esa mayor responsabilidad”, puntualizó.

HeladioCastro/ Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO