Ciudad de México- 2019-03-0712:40:34- Aristegui Noticias

 

En el marco del Día de la Mujer, mismo que se conmemora este 8 de marzo, expertas de la UNAM aseguraron  que se requiere un cambio cultural y un andamiaje con plataformas legales, políticas públicas y recursos, que garantice los derechos de las mujeres y su pleno ejercicio.

 

Para ello, urgieron un andamiaje con plataformas legales, políticas públicas y recursos que no sólo garanticen sus derechos, sino su pleno ejercicio.

 

A través de un comunicado, explicaron que a pesar de que la  presencia femenina en el mercado laboral ha crecido,  la mayoría se ubica en los trabajos de más bajos ingresos, en la economía informal, el comercio y los servicios, o en industrias como la textil y en las maquiladoras.

 

De acuerdo con Aristegui Noticias, María Luisa González Marín, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc), explicó que aunque la participación de la mujer en el mercado laboral nacional se incrementó, sobre todo en los años 80, no alcanza ni la media de América Latina, que es de más de 50 por ciento, y está por debajo de países como Perú.

 

González Marín señaló que “las tendencias indican que ellas no están lo suficientemente representadas en los campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería, las matemáticas y el diseño, por lo que la brecha digital se está ampliando, lo que les impide influir en el desarrollo de innovaciones sensibles al género.

 

Según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (2016), de los usuarios de computadoras e Internet en México, los hombres representan la mayor proporción a lo largo del periodo 2001-2015, aunque tiende a incrementarse la participación femenina: de 46.4 a 49.2 en el uso de computadora; y de 45.4 a 49.4 por ciento, en la utilización de la red. “Ellas son quienes más usan el teléfono móvil”, detalló.

 

Por otro lado, Patricia Castañeda Salgado, del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH), indicó que los estereotipos de género son un tipo de violencia. En general se trata de “una imagen fija y al mismo tiempo prefijada; es una manipulación de la realidad que genera una idea que no se cuestiona”.

 

Es un ideal aspiracional que, en el caso de ellas, consiste en ser delgadas, de cabello largo y de preferencias blancas o rubias. “Eso conduce a que, en ocasiones, las personas que no responden a ese modelo sean violentadas o se violenten a sí mismas”.

 

 

 

Con información de Aristegui Noticias

 

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO