El peso mexicano cerró el viernes, previo a que se cumplan los primeros 100 días del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, con una apreciación de 4.72 por ciento, la mejor para un mismo periodo observada en otras administraciones.

En los gobiernos de José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón, el peso mexicano registró depreciaciones en los primeros 100 días de 3.32, 112.3, 3.18, 105.1, 1.78, 1.48, en cada caso. Solo con Enrique Peña Nieto la moneda avanzó 2.37 por ciento.

Previo al gobierno de López Portillo, el tipo de cambio era fijo, y los datos oficiales diarios que reporta el Banco de México comienzan en 1954, cuando era presidente Adolfo Ruiz Cortines.

La moneda mexicana, en el periodo de referencia, se ha movido bajo las tendencias que marca el dólar en el mercado internacional y por algunas medidas del actual gobierno, aunque su ritmo de recuperación se ha visto empañado por la lluvia de advertencias de las agencias calificadoras.

Entre la toma de protesta del presidente López Obrador y la primera mitad de enero, el peso acumuló una ganancia ligeramente superior al 7 por ciento, pero luego perdió terreno.

El viernes, el Banco de México reportó que el dólar interbancario cerró en 19.4875 unidades. En el día, el peso ganó 11.30 centavos, semejante a 0.58 por ciento.

En ventanilla bancaria, el billete verde se vendió en 19.80 unidades, cifra menor a las 19.85 unidades reportadas el jueves como cierre por Citibanamex.