Veracruz- 2019-03-1612:52:05- HeladioCastro

 

Con el avance de la Cuaresma y la cercanía de la Semana Santa aumentan paulatinamente los precios de pescados y mariscos al público, y aunque se aplica la ley de la oferta y la demanda, en los distintos puntos de venta  hay cierto acuerdo de los vendedores en cuanto a los precios al público.

 

Por ejemplo, en la Plaza del Mar el kilo de sierra tiene un costo promedio superior a 100 pesos, con tendencia al alza, mientras que el peto no cuesta menos de 130 pesos, y el huachinango puede ir desde 90 hasta a 120 pesos e incluso más.

 

El kilo de robalo o el de mero superan los 170 pesos, al igual que el negrillo, mientras que la mojarra tilapia puede encontrarse en un promedio de 80 a 90 pesos.

 

Sin embargo también hay especies más accesibles a los bolsillos del común de los veracruzanos, como la cojinuda, a un promedio de 40 pesos, o el jurel a un promedio de 35 pesos, que por mucho que suban de precio siempre están dentro del presupuesto de la población en general.

 

Sin embargo los vendedores hacen énfasis en que los costos no son permanentes y tienden a subir al paso de los días conforme se acerca la Semana Santa, porque muchas familias preservan la tradición religiosa y consumen más productos del mar en estas fechas.

 

Eso representa un innegable beneficio a los expendedores de los productos marinos, aunque no toda la población deja de consumir carne de pollo, puerco y res, sobre todo porque en estas fechas son más baratas que algunos pescados y sobre todo, que mariscos como el camarón.

 

Los vendedores están conscientes de que apenas terminen la Cuaresma y la Semana Santa, bajarán sus ventas y por eso aprovechan esta temporada en busca del mayor beneficio económico.

 

El plus que algunos comerciantes del producto marino ofrecen a sus clientes es freír los pescados en el mismo establecimiento, de modo que las amas de casa se ahorran acalorarse en casa con esa tarea.

 

 

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO