El 23 de diciembre de 2015, jubilados y pensionados de Veracruz fueron brutalmente agredidos por las fuerzas policiacas del gobierno de Javier Duarte, por órdenes del entonces Secretario de Gobierno, Flavino Ríos, y al mando de quien fuera Secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez.

Forzados aquel invierno a salir a la calle para reclamar la falta de pago de su pensión y de su aguinaldo, la respuesta que obtuvieron del régimen duartista fueron garrotazos y descargas eléctricas dispensados a diestra y siniestra a decenas de personas, en su mayoría adultos mayores, e incluso dos periodistas.

Impuesta del incidente la Comisión Nacional de Derechos Humanos, emitió la Recomendación 32/2018, en la que se dispone, entre otras cosas, que el Estado reconozca y admita que los pensionados y jubilados de Veracruz tienen el carácter de víctimas de aquellos hechos, que se les repare el daño, que se les ofrezca la disculpa correspondiente y que se sancione a los responsables.

Se ordenó en la Recomendación, también, que fuese el Gobierno de Veracruz (que encabezaba, en ese momento, Miguel Ángel Yunes Linares), la Fiscalía General del Estado (que sigue encabezando Jorge Winckler), y la Secretaría de Seguridad Pública (que estaba al mando de Jaime Téllez Marié), las instancias que incoaran el REGISTRO COMO VÍCTIMAS de aquellos pensionados agredidos.

NO LO HICIERON

Al amparo de la ley -que permite que las víctimas, por sí mismas, tramiten su registro como tales-, el 20 de noviembre de 2018, los jubilados y pensionados tutelados por la Recomendación de la CNDH acudieron personalmente a la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención Integral a Víctimas, a realizar POR ELLOS MISMOS su inscripción en el Registro Estatal de Víctimas.

Al respecto, el Despacho Viades, Llanes y Asociados, emitió un comunicado en el que indica:

“Sabemos que este paso, de suma importancia, es uno más de otros tantos que faltan en la misión de reivindicar a este sector de la sociedad, tan lastimado en los regímenes pasados.

“Viades, Llanes y Asociados”, se congratula por este hecho, y nos sentimos altamente honrados de que los pensionados de Veracruz, que luchan a brazo partido por la defensa de sus derechos, nos permitan acompañarles.

“Esperamos, pues, que pronto:

a) Se les ofrezcan las correspondientes disculpas públicas, en nombre del Estado mexicano.

b) Se les repare integralmente el daño que sufrieron.

c) NUNCA MÁS se repitan las condiciones que los llevaron a protestar y que concitaron la brutal e ilegal represión que padecieron. Esto es: que NUNCA MÁS se retrase o suspenda el pago de sus pensiones.

d) Que se SANCIONE ejemplarmente a quienes los agredieron el 23 de diciembre de 2015 y a todos aquellos que han saqueado al Instituto de Pensiones.

El camino que ha recorrido la Coalición de Pensionistas Independientes de Veracruz (Copipev), que preside la Maestra Adriana Chávez Tejeda, ha sido largo y sinuoso, pero fructífero. Estamos absolutamente seguros que nunca, nadie, ningún régimen, ningún policía, ningún funcionario público de ningún nivel, podrá hacer que claudiquen.

Bien lo dicen ellos: en la defensa de sus derechos, no darán ni un paso atrás”.