La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reprobó las expresiones estereotipadas y discriminatorias empleadas por el Coordinador Estatal de los Programas de Apoyo Social en Veracruz, Manuel Huerta Ladrón de Guevara.

 

Determinó que sus expresiones ofenden y descalifican a la mujer que se encargan del trabajo en el hogar, lo cual resulta inaceptable y es contrario al respeto de la dignidad que todo servidor público debe observar.

 

Al considerar que los planteamientos que manifestó el servidor público perpetúan estereotipos hacia las mujeres, conllevan prejuicios y creencias que justifican o toleran la vulneración de la dignidad, integridad y derechos fundamentales de todas y todos, ese Organismo Nacional exhortó a todas las autoridades a sumar esfuerzos y realizar su trabajo diario con perspectiva de género, compromiso ético, y los valores inherentes a la dignidad humana, como fundamento de los derechos humanos.

 

“La CNDH rechaza los estereotipos y hace un llamado para avanzar hacia una sociedad incluyente y tolerante; al reconocimiento de las diferencias; a la prevención y eliminación de todas las formas de exclusión, así como a promover la igualdad de oportunidades y de trato digno entre mujeres y hombres”, añadió.

 

Refiere que frases discriminatorias como las que manifestó ese servidor público impulsan la desigualdad sustantiva entre hombres y mujeres, por lo que la Comisión Nacional reitera que discriminar es negar el reconocimiento de la dignidad humana, la cual constituye el fundamento básico de nuestro sistema jurídico y de nuestra convivencia social; todo acto de discriminación es una violación a los derechos humanos.

 

“La utilización de un lenguaje adecuado por parte de las autoridades indudablemente favorecen las relaciones de respeto e igualitarias entre los géneros; se debe evitar el uso de calificativos o palabras que estigmaticen a las personas, o fomenten discriminación entre ellas”, sostuvo.

 

Subrayó que es necesario trabajar en la transformación de ideas o construcciones sociales basadas únicamente en la asignación de roles que han limitado el desarrollo pleno de las mujeres.

 

Ariadna García/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO