Redacción.- En el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto la construcción de infraestructura registró un retroceso, el cual no se había observado en 20 años, pues dicha actividad económica se redujo 22.5% en seis años, por lo que se encuentra por debajo de la caída de 34% en el sexenio de Ernesto Zedillo, según el índice industrial que elabora el Inegi.

De acuerdo con Reforma, en 2018, último año de gobierno de Peña Nieto se reportó una caída de 5.9%. La infraestructura para energía y obras de urbanización y carreteras fueron los segmentos más afectados, según señaló Ricardo Trejo, director de la consultora Forecastim.

En lo que respeta al sector energético, la reducción respondió a un cambio de estrategia pública que buscó impulsar la participación del sector privado, pero con un retiro casi inmediato de la inversión de Gobierno Federal. Además que en el sexenio se observó un aumento en los precios de los materiales de la construcción, así como en los aranceles al acero, lo cual perjudicó directamente a la industria de la construcción, relató Alejandro Ruiz, socio líder del sector construcción de KPMG México.

Ruiz recordó que en 2008, a los gobiernos panistas les tocó enfrentar la crisis como la hipotecaria, pero la economía mexicana tuvo crecimiento en obras de 20 y 30 por ciento.

Por su parte, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), las obras de infraestructura son las que mayor peso tienen en el crecimiento del sector. “La industria de la construcción ha registrado una importante desaceleración, causada fundamentalmente por el mal desempeño del subsector Obras de Ingeniería Civil (obra pública)”, apunta la CMIC en su informe sobre la industria en 2018.