En el colmo de la desfachatez, la señora secretaria del Trabajo, Previsión Social y Productividad, María Guadalupe Argüelles Lozano, en uso de la soberanía imperial que siente tener, nombró a su hija Quetzalli Guadalupe Cárdenas Argüelles como Jefa del Departamento Jurídico y de Amparos de la dependencia.

Ella misma explicó en una reunión con trabajadores, donde fue grabada, que el nombramiento que se dignó hacer no fue porque tratara de practicar nepotismo, sino que su cachorrita merece participar porque “es honesta, tiene el perfil y participó de manera destacada para que se diera el cambio verdadero” (o sea para llegar a la Cuarta Transformación).

Aquí vale la pena desvirtuar con una argumentación simple las aseveraciones de doña María Guadalupe.

Dice que Quetzalli Guadalupe es honesta. Seguramente no lo es cuando admitió que su señora madre incurriera en un acto ilegal, privilegiándola a ella por encima de otras personas en una clara conducta influyentista y deshonesta.

Dice que tiene el perfil. Si se refiere al perfil profesional, vale mencionar que el nombre de la beneficiada señorita Cárdenas no aparece en el “Registro Nacional de Profesionistas. Consulta de Cédulas Profesionales”  https://www.cedulaprofesional.sep.gob.mx/cedula/presidencia/indexAvanzada.action

Hasta donde sabemos para ejercer una profesión, que en este caso sería la de Licenciado en Derecho, es menester poseer la cédula profesional, a menos que, dado el conocimiento que tiene la titular sobre la empleada, diera por zanjado ese requisito.

Dice que participó de manera destacada para que se diera el cambio verdadero. Si está empleando el criterio de darles puestos a operadores electorales, como está ocurriendo con todo el gobierno estatal, acaso tenga razón en que la muchacha operó para que hubiera un cambio de régimen político, pero si se refiere a que el “cambio verdadero” implica mejoría en las conductas de los funcionarios, entonces miente, pero además incurre en la corrupción que el líder de ese cambio pretende combatir.

Por último y muy grave. La secretaria del Trabajo debe ser abogada y muy competente profesionalmente para resolver los delicados asuntos que lleva esa institución. No se puede confiar en ella como gente experta en el Derecho, si al designar a su hija como funcionaria pretendió esconder en razones falaces lo que es una contravención a la legalidad.

¿Qué otras barbaridades será capaz de cometer torciendo la ley?

NOTA RELACIONADA: 

http://sociedadtrespuntocero.com/2019/02/secretaria-del-trabajo-ya-les-dio-plazas-a-varios-de-sus-parientes/