Ya sin la participación de Antonio Benítez Lucho en pos de la presidencia del PRI estatal, y de Zaida Lladó, quien hoy declinó a participar porque considera que no es parejo el piso, quedan cinco  aspirantes: Adolfo Ramírez y Silvia Domínguez, Marlon Ramírez y Arianna Aguirre, Carlos Aceves y Marilda Rodríguez, Damara Gómez y Eligio Morales y Norma Priscila Bautista con Fernando Sánchez Oloarte, ¿cuál de estas fórmulas cuenta con la capacidad de convocatoria para integrarse en una y convertirse en opción competitiva? ¿Cuál de ellas contará con recursos suficientes para hacer campaña y ganar? No es difícil deducirlo si nos atenemos a quienes están detrás de cada una de las fórmulas. De cualquier manera, nada de nuevo hay bajo el sol priista.