Veracruz- 2019-03-1108:05:07- Silverio Quevedo

 

Diversas empresas contrataron durante el sexenio de Enrique Peña Nieto miles de millones de pesos en trabajos para Petróleos Mexicanos pero incumplieron en su mayoría, incurrieron en retrasos y hasta en sobreprecios por un monto de hasta el 50 por ciento superior a lo acordado, provocando incluso miles de millones de dólares en pérdidas, según revelan informes de Auditoría Superior de la Federación (ASF) y de la paraestatal Pemex.

 

 

Se trata de compañías nacionales y trasnacionales que habrían obtenido durante los seis años jugosos contratos para trabajos de reparaciones, mantenimiento y construcción dentro de las plantas e instalaciones de Pemex en el país, como el caso de la construcción de las Catalíticas FCC 1 y 2 de Minatitlán que sufrieron un retraso de por lo menos dos años y causó pérdidas anuales para Pemex del orden de 3 mil 504 millones de dólares.

 

El último reporte oficial de la ASF revela además que dentro de las empresas nacionales hubo trato preferencial para algunas de ellas. Entre estas se encuentran por ejemplo, Constructora Siglo XXI, Productora Mecanz S.A. de C.V, y Constructora Hostotipaquillo S.A. de C.V; propiedad de Alexanders Zepeda y sus hijos Abraham y Alberto, lo que les permitió ejecutar obras en diversas partes del país, como es el caso del sur de Veracruz, pero que fueron mal hechas, están inconclusas, no se concluyeron en los plazos acordados y además inflaron los costos.

 

 

Los métodos y acciones empleados por dichas firmas podrían prácticamente llevar a la defraudación de la

 

empresa productiva del Estado dañando su patrimonio.

 

 

De acuerdo con documentos oficiales de Pemex, los trabajos para Pemex con observaciones e inconsistencias se ejecutaron en Salamanca, Linares, Minatitlán, Tula, Madero, Poza Rica, Coatzacoalcos y Cadereyta, entre otras.

 

 

Según se desprende de los resultados de la fiscalización realizada en los últimos años, la estrategia para que les fueran adjudicados contratos era presentar ofertas muy por debajo de las de sus competidores, pero al final reclamar pagos al doble de lo pactado.

 

 

Familia Zepeda

 

 

Destaca el reporte que contiene los resultados de fiscalización desde 2013 sobre la refinería “General  Lázaro Cárdenas” de Minatitlán denominado “Modernización de Compresor, Fraccionamiento Recuperadora de Vapores y Tratamientos de FCC, y Mantenimiento de la Capacidad de Producción, Mantenimiento Integral y Actualización de Tecnología de Compresores de Proceso”.

 

 

En éste se revela que en Minatitlán este grupo empresarial de la familia Zepeda obtuvo los contratos para efectuar obras en las Catalíticas FCC 1 y 2 de Pemex Producción, donde presentaron propuestas muy por debajo de los presupuestos de Pemex, pero después exigieron pagos de hasta 50 por ciento más de lo contratado mediante reclamos y sobrecostos.

 

 

Lo anterior, a pesar de que en ambas hubo retrasos de hasta dos años, lo que significaron pérdidas de hasta 3 mil 504 millones de dólares anuales para Pemex por la falta de producción de combustibles.

 

 

Refinería de Cadereyta

 

 

Otros casos remiten a la refinería de Cadereyta donde, de igual forma, les fue adjudicada la reparación de la catalítica FCC2. En estas obras se utilizó la misma estrategia de cotizar por debajo del presupuesto y conseguir en reclamación de sobrecostos más del 50 por ciento del precio del contrato. Pero en esta planta, una de las más importantes en el país, los atrasos por más de un año han significado graves pérdidas para la empresa productiva del estado e inclusive un gran desabasto en el norte del país.

 

 

Según la información de la propia ASF ya ha emitido dictámenes negativos contra este grupo empresarial desde 2014. Entre éstos se encuentra los hechos por la ASF al grupo empresarial en el contrato de obra pública PXR-OP-SCC-SPR-GPARR-A-58-13 desarrollado en la refinería “General Lázaro Cárdenas” de Minatitlán, Veracruz, donde se estableció que en ese trabajo las empresas Hostotipaquillo, Arendal e Inelectra, cometieron una serie de irregularidades:

 

 

Se encontraron pagos indebidos que inflaron el costo de la obra de 2 mil 13 millones a 4 mil 230 millones de pesos; no se acreditó el objeto y alcance de contratos de servicios, atrasos considerables en la ejecución de los trabajos del contrato PXR-OP-SCC-SPR-GPARR-A-58-13, debido a múltiples modificaciones en la ingeniería de detalle, y sin evidencia de la aplicación de las sanciones respectivas, además de volúmenes incorrectos de los servicios de mantenimiento del contrato.

 

 

En suma, no se garantizaron las mejores condiciones disponibles para el Estado en cuanto a precio, calidad, financiamiento, oportunidad y demás circunstancias, asentó el informe de la Auditoría Superior de la Federación publicado en su Informe de Resultados de la Fiscalización Superior de la Cuenta en el año 2014.

 

 

Más observaciones en Mina y Poza Rica

 

 

Uno de los casos más escandalosos se registró con el contrato bajo la clave  CPA-OP-SCC-SPR-GPARR-L-31-15  en donde Pemex desarrollaría obras de desmineralización de agua en la refinería General Lázaro Cárdenas en Minatitlán, Veracruz y el cual hasta la fecha sigue sin devolver el anticipo derivado de la cancelación del mismo, pero por la cual se obtuvo un pago de 56 millones 373 mil pesos y que Hostotipaquillo empresa a la que se le adjudicó,  se ha negado a devolver desde el año 2015.

 

 

Entre los contratos que le asignaron a las empresas Siglo XXI y Mecanz se encuentran los siguientes: PXR-OP-SCC-SPR-CPISAR-L-5-14 para efectuar trabajos para el procesamiento de Condensados en Salamanca; el PXR-OP-SCC-SUD-GTD-L-77-13 para construir una red contra incendio en las instalaciones de Linares; el PXR-OP-SCC-SUD-GTD-L-118-13 para una subestación eléctrica en Poza Rica, la obra contenida en el contrato DCPA-OP-SCAR-SUD-GTD-L-10-15 para instalar una línea de transmisión en Coatzintla.

 

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO