En los primeros 100 días de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) sugirió rectificar el camino para hacer valer el Estado de derecho y las acciones emprendidas en el sector energético.

En tanto, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), espera ajustes a la eliminación de la compensación universal y al régimen fiscal especial para la frontera norte.

La Coparmex identificó como aspectos positivos la austeridad, un presupuesto de egresos equilibrado, la aprobación de la Guardia Nacional, y los resultados del combate al robo de combustible, pese a la mala estrategia de implementación.

Sin embargo, dijo que la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), “sentó un muy mal precedente para la inversión, privaron a México de tener un polo de desarrollo económico de enorme potencial y generaron costos financieros que todos los mexicanos estaremos pagando durante años, sin recibir nada a cambio”, dijo Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex en un comunicado.

Adicionalmente, el líder del sindicato patronal destacó las afectaciones a miles de empresas por la eliminación de la compensación universal.

“La están pasando mal hasta en tanto el gobierno rectifique”.

De Hoyos agregó que también debe modificarse el régimen fiscal especial para la frontera norte, “pues su implementación no se parece en nada a lo planteado en campaña”.

El líder acusó como malas decisiones la suspensión de las rondas petroleras y las subastas eléctricas, la falta de convicción de los planes de Pemex y el esquema clientelar utilizado para los programas sociales.

“Dos situaciones que pusieron a prueba el compromiso del gobierno en hacer valer el Estado de derecho, demostraron resultados negativos: los bloqueos de vías ferroviarias en Michoacán y los paros ilegales en empresas del norte”, agregó.