Antes de autorizar el uso de la urna electrónica para próximas elecciones se deben efectuar pruebas locales para analizar la viabilidad del sistema en una cultura donde los actores políticos suelen impugnar todos los resultados.

La magistrada de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Janine Madeline Otálora Malassis, recordó que el país viene de una experiencia de candidatos independientes quienes buscaron el apoyo ciudadano a través de una aplicación.

Fue bueno, pero demostró fallas, además debe tomarse en cuenta la cobertura de internet y otros factores.

“Hubo ciertos municipios que se calificaron como excepción en los cuales como no llegaba la señal se permitía que los apoyos ciudadanos los llevaran en papel y ¿que pasaría en aquellos municipios o zonas del país en los que no llegue una señal para la urna electrónica?. Hay muchos claroscuros y aunque todo mundo comenta el tema no hay un estudio científico y tecnológico para ver las posibilidades”.

Hubo un intento hace tres años en la Ciudad de México cuando a la entrada de algunas casillas había urnas electrónicas para practicar, sin embargo, no trascendió.

Sobre la revocación de mandato recordó que es un tema que aún discute el Poder Legislativo, aunque hay entidades que utilizan la figura pero no la pide quien ejerce el poder sino porcentajes de la población o Congreso ante cierta insatisfacción.

“Si vemos que los ayuntamientos, los congresos locales, la Cámara de Diputados, están electos por tres años evaluar el desempeño al 1.5 años es un plazo muy breve cuando estamos hablando de políticas públicas, de políticas legislativas. Por eso me parece que los tres años hay posibilidad de reelección, la gente sino está contenta no vuelve a votar por quien ejerció el cargo”.

Insistió en que debe analizarse en qué términos podría solicitarse la revocación de mandato, si procedería automáticamente o alguien debería solicitarlo.

A su parecer podría utilizarse para cargos de seis años, sin embargo, hay que determinar cuándo sería viable la revocación.

Laura Morales/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO